25 ene. 2008

El rey Laurino - Italia

Italia tiene muchos cuentos y tradiciones, sobre todo son conocidas todas las relacionadas con su mitología o con la creación de ciudades como Roma. Por eso nos parece más atractivo y curioso hablar de una historia típica del Alto Adige, en el corazón de los Dolomitas.

Esta historia es la de Laurino, rey de los enanos que vivían en las cuevas de las Dolomitas. Laurino había logrado cultivar un jardín de rosas en la profundidad de la tierra. Un día vio pasar por el bosque a la princesa Similde y decidió secuestrarla. Pero su sueño de amor se acabó muy pronto. Laurino fue encarcelado por el padre de Similde, pero volvió libre muchos años después. De vuelta a sus cuevas, las encontró deshabitadas. Desesperado, pronunció una fórmula mágica para convertir en piedra sus amadas rosas y ocultarlas para siempre de los ojos de los hombres, tanto de día como de noche. Pero se olvidó del crepúsculo. Por eso, desde entonces, en la puesta del Sol aparecen las sombras de las flores de Laurino, que tiñen de rosa las cumbres dolomíticas de Catinaccio, en Val di Fassa, cuyo nombre en alemán es Rosengarten, “jardín de las rosas”.

El cuento, en todo caso, explica el fenómeno de la Enrosadira, único en todo el mundo, debido a los minerales ferrosos que constituyen las rocas dolomíticas y que reflejan y multiplican los rayos anaranjados del Sol. El espectáculo es más impresionante en invierno, enmarcado por la blancura de la nieve.

No hay comentarios: