29 abr. 2008

Diario de nuestro Viaje a Nápoles y Costa Amalfitana, Abril 08

Este ha sido nuestro viaje más reciente, y aunque tenemos otros pendientes de compartir con vosotros, queremos compartir este ahora que tenemos todo reciente y también porque aún sentimos añoranza de esta zona tan bella de Italia.

El motivo de ir allí, fue la cercanía ya que sólo teníamos una semana de vacaciones y porque a los dos nos fascina Italia.

Casi todo el viaje lo planeamos por internet: el vuelo, los hoteles, el alquiler del coche... También recaudamos información de esta región (Campania) escribiendo a los diferentes pueblos de la zona, en especial, el área de turismo de Ravello nos ayudó muchísimo, gracias! Así mismo la opinión de diferentes viajeros en foros (lonely planet) nos sirvió de mucho para planificar nuestra ruta, gracias a todos ellos.

INFORMACIÓN ÚTIL:

Vuelo: lo sacamos con Easy Jet, de Madrid a Roma (Ciampino).

Coche de alquiler: lo cogimos con Europcar, directamente en el aeropuerto de Ciampino y lo devolvimos allí también. Lo alquilamos a través de la web de Easy Jet. Pagas una parte por adelantado y el resto cuando lo recoges.

Alojamiento:

- Pozzuoli (al lado de Nápoles): Mini Hotel.
Via San Gennario Agnano 66.
hab doble/noche: 75€ con desayuno incluido.

- Praiano (entre Amalfi y Positano): Open Gate.
Via Roma 52.
hab doble/noche: 70€ con desayuno incluido y con vistas al mar.

- Frascati (afueras de Roma): Villa Mercede
Via Tuscolana 20.
hab doble/noche: 49€ con desayuno incluido (a través de la web de booking, era una oferta)


DIA 1:

Cogimos un taxi a las 5h para llegar al aeropuerto de Barajas, como no había nada de tráfico, llegamos en 15 min y a las 5.30h ya habíamos facturado, muy eficientes los de Easy Jet. Desayunamos en la cafetería que está abierta a esas horas y alas 7.15h cogimos el avión. Llegamos puntuales a las 9.30h al aeropuerto de Ciampino de Roma, y tras recoger las maleta, salimos del aeropuerto para ir a recoger el coche que habíamos alquilado con Europcar (8 días por 207€).

No tenían muy indicado donde estaban las casas de alquiler de coches, así que se lo preguntamos a un carabinieri, quien nos indicó que estaban en un parking exterior. Así que hacia allá que fuimos y tras hacer los trámites en la oficina, ya teníamos nuestro mini coche, un Lancia Ypsilon, muy cuco. Y en un plis plas ya estábamos en la "autostrada" camino de Nápoles, nos quedaban 220km para llegar hasta allí.

El trayecto es muy bueno, y a las 12.30h yas estábamos en Nápoles (11€ de peaje), ahora nos quedaba encontrar nuestro hotel en Pozzuoli. Esto nos costó un poco más, pero tras preguntar a varias personas (María habla italiano), conseguimos llegar al hotel. El hotel es pequeñito y se notaba que debió tener una época de esplendor y ahora ha venido a menos, pero estaba limpio y la habitación tenía vistas al mar y a las islas del Golfo de Nápoles.


Tras dejar las cosas en la habitación, nos lanzamos a visitar Nápoles. Llegar desde el hotel es muy sencillo, y en el trayecto ya comprobamos que la gente conduce como locos y las motorino tienen un peligro de cuidado porque se meten por todos los lados.

Entramos por la costa, y lo primero que vimos fue el Castel dell´Ovo, una inmensa mole de piedra que parece totalmente inexpugnable.

Lo primero de lo que te das cuenta es que las casas están colgadas de la colina que se abre al mar, como si todas quisieran tener su balcón mirando al mar.

Aparcamos el coche en una zona tranquila cerca del Castel dell`Ovo y nos ponemos a patear la ciudad. Eran cerca de las 14h, así que decidimos ir directos a la Pizzería da Matteo (María ya había estado allí). Para llegar hasta ella, ya fuimos cogiendo el puslo a la ciudad. Casas destartaladas, calles con suciedad y muchos buscavidas, pero nos gustó, es una ciudad viva. La gente está en la calle, pitidos de coche constantes, motos a toda pastilla... vida.

Llegamos a la Piazza del Plebiscito, es muy grande y abierta, con unos soportales con columnas al fondo, la Iglesia de San Francesco di Paola y en la otra cara el Palacio Real, que estaba muy sucio y en estado decadente.

Pasamos por las Galerias de Umberto I, son espectaculares, con una gran bóveda acristalada, con escayolas, ventanas decoradas y unas fachadas interiores elaboradas, lástima que uno de los laterales estaba en obras. María comenta que las de Milán son más lujosas pero éstas le parecen más reales y como más cercanas, no tan lujosas.

Subimos por la Via Toledo, está llena de gente y tiendas, también de pakistaníes y africanos vendiendo bolsos, cds, collares... Así llegamos hasta la Piazza Dante donde había un grupo de niños jugando al fútbol, y nos metimos por la Puerta D`Alba, era una de las puertas de la antigua muralla de la ciudad.
Seguimos ahora por Via Tribunali y sin parar llegamos a la pizzería Di Matteo, según muchos, una de las mejores de la ciudad. Pedimos la pizza napolitana por excelencia, la Margarita y una Marinata, con cerveza y agua. El sitio es un poco cutre pero limpio, y los camareros rápidos y atentos. Qué decir de la pizza? Pues, madre mía, que como pueden estar tan buenas! La Margarita sólo lleva la masa, tomate, basilico y queso, y la Marinata la masa, tomate y orégano... y todo por 10€!!!

Cerca está la Iglesia de San Lorenzo Maggiore, así que fuimos a verla. Es una de las más importantes de Nápoles por sus vestigios grecorromanos y porque es una de las más veneradas.

Desde ahí y siguiendo la Via Tribunali, bajamos hasta la Via del Duomo para ir a ver la Duomo (catedral). Cuando llegamos, lo que más nos sorprendió fue que la escalinata de entrada estaba repleta de gente sentada mirando como unos niños jugaban al fútbol, los cuales estaban ajenos por completo al tráfico, a los turistas que esperábamos que abrieran las puertas, totalmente competitivos ya desde pequeños (Alberto cree que por eso es normal que ganen los mundiales).

La Duomo es muy bonita, con las paredes adornadas con mármol de colores y con las capillas del patrón de Nápoles, San Genaro, y de Santa Restituta. Ahí va la gente a venerar el milagro de San Genaro. Dos veces al año, el relicario que contiene las ampollas con la sangre de San Genaro, ve como ésta se licua. La capilla es como una pequeña iglesia dentro de otra, muy rococo. La de Santa Restituta también está muy decorada.

Tras ver la Duomo, bajamos por la Via del Duomo hasta tomar la calle Biago dei Librai, una calle muy típica, con tiendas a los laterales de comestibles, pastelerías, de souvenirs...

Antes de llegar a nuestra siguiente parada, la iglesia de San Domenico Maggiore, hicimos una parada para probar uno de los dulces más típicos de Nápoles, "la babá". Es una especie de bizcocho borracho con licor de limón. Lo compramos en Scaturchio y en nuestra opinión está de muerte!

Y así, visitamos San Domenico Maggiore que es una iglesia que está en el centro de Spaccanapoli, mezcla de gótico y bárroco.

Estábamos ya muy cansados, eran muchas emociones para un sólo día, por lo que decidimos regresar a por el coche. Las calles estaban abarrotadas de gente que camina indiferente ante los otros peatones, les da lo mismo que las motorino les pasen a centímetros, parece que todos piensan que el que quiere pasar, te va a esquivar...

Por la Via Toledo, pasamos al lado de Pintauro, que según dicen inventaron la sfogliatelle y que son las mejores. Así que compramos dos y dos babás que nos llevamos al hotel. Bueno, aún nos quedaba la aventura de llegar al coche entre miles de napolitanos paseando...

Cuando por fin llegamos al hotel no nos lo podíamos creer, nos habíamos recorrido medio Nápoles intentado llegar, subiendo, bajando, sorteando motorinos, peatones... qué cúmulo de emociones!!!


DIA 2:

Dormimos fenomenal, lo malo fue que al despertar nos dimos cuenta que habíamos calculado mal los días y no habíamos reservado bien los hoteles... pero tras reorganizarnos, bajamos a desayunar y reservamos una noche más en Pozzuoli, y es que Nápoles nos conquistó!

Y de nuevo listos para empezar nuestra "giornata" por la caótica Nápoles. Alberto parecía que fuese un verdadero napolitano, porque enseguida se adaptó a su peculiar forma de conducir! Decidimos aparacer cerca del Castell Nuovo, que está más cerca ya del centro. El objetivo era ver por la mañana las excavaciones de San Lorenzo Maggiore porque cerraban a las 13.30h.

De camino, contemplamos el Castell Nuovo que tiene una puerta muy bonita, que da la sensación de no pegar mucho con el resto del edificio. Estaban excavando justo al lado, qué saldrá? Desde allí si que se veían las enormes dimensiones del Palacio Real, lo que es una lástima es que lo tengan tan sucio y mal conservado.

Seguimos hacia el centro, pasando al lado de la Fuente de Neptuno, y por una zona llena de sin techos que tenían las calles como sus casas...

Mirando el mapa, vimos que estábamos al lado de Gesú Nuovo y Santa Chiara, así que para allá que fuimos! En medio de la plaza, hay una columna que nos recordó muchísimo a la de Insbruck.

A un lado de la plaza, se encuentra la Iglesia de Gesú Nuovo y al otro el complejo de Santa Chiara. Primero fuimos a ver la de Gesú Nuovo, impresionante. Por su simple y anodina entrada, nadie diría que por dentro fuera a estar revestida de mármoles policromados ni llena de frescos.

Lo que más nos sorprendió, es una capilla dedicada a un Santo que era médico y que está llena de exvotos de la gente que ha curado. También tiene recreada la habitación y el despacho del Santo, que están muy cuidados.


Y de ahí, fuimos a ver el complejo de Santa Chiara. La iglesia está dentro y es muy grande y sencilla por dentro (recuerda a la de Castrourdiales). Estaban en misa, así que sólo echamos un vistazo por dentro, si bien nos dió la sensación de que estaba cómo hacer...

De nuevo, emprendemos nuestro camino hacia San Lorenzo Maggiore. Pasamos al lado de una iglesia a la que no teníamos pensado entrar, pero como estaba abierta, pues entramos y mereció más que la pena! Es preciosa, es la iglesia de San Gregorio Armeno y merece mucho la pena. En ella se encuentra la capilla de Santa Patricia (patrona de Nápoles) con sus reliquias. Esta Santa también realiza el milagro de licuar su sangre como San Gennaro, lo único que en lugar de sólo dos veces al año, ella lo realiza todos los martes del año!

Antes de entrar a ver las excavaciones, aprovechamos a tomarnos unos pastelitos que regalaban en la pastelería Scaturchio, buenísimos! Y a mirar el horario de "Napoli subterránea" que también queríamos ver.

Y ya sabiendo los horarios, fuimos a ver las excavaciones de San Lorenzo Maggiore. Están bastante mal explicadas, pero bueno, hay restos romanos y del medievo. Los restos romanos son de un mercado que era de dos plantas y donde se ven las distintas tiendas con sus mostradores. Se supone que con el mismo billete, se podían ver otras dos salas más del Monasterio que según la foto del folleto debían ser muy bonitas, pero estaban cerradas. Nuestro consejo es que al no ser que se tenga mucho interés específico en ver estas excavaciones, tampoco merecen tanto la pena.

Ya fuera, nos sentamos en un banco donde planficar lo que queríamos ver ese día, y al final decidimos coger el pase de las 14h de Napoli subterránea, para después comer y luego seguir con nuestra visita por la ciudad. Hasta esa hora, hicimos tiempo paseando por las calles cercanas, es increíble la vida de esta gente! Con sus motorinos que no respetan nada y que se meten por todos los sitios, las caras que parece que casi todos estuvieran trapicheando, ... todo está lleno de vida y de caos.

Antes de las 14h ya estamos en la puerta de Napoli subterránea, y tras pagar las entradas empezamos la visita bajando por las escaleras... parecía que bajasemos al infierno... qué de escaleras! Así llegamos a una gran sala, donde la guía nos explica (en italiano) que todos aquellos túneles eran el complejo de una cisterna y sus acueductos, que empezaron los griegos, después los romanos y después se fueron ampliando para dar servicio a toda la ciudad (se cree que hay un 90% de Nápoles con túneles), hasta que hubó una gran brote de cólera y se cerraron. Durante la 2º Guerra Mundial se reabrieron, ya que fue la ciudad italiana que más bombardeos sufrió, usándose como refugio, hasta que los napolitanos decidieron enfrentarse a los alemanes antes de que llegasen los aliados. Más tarde, se volvieron a cerrar y se usaron como vertederos hasta que una asociación empezó a luchar por recuperarlos.

De esa sala, pasamos a otra que recuerda la época en que sirvió como refugio , con sus letrinas improvisadas. La guía nos contó que se encontraron muchos documentos de chicos que huyeron del ejército usando ese complejo de túneles.

En otra sala, nos explicó hasta donde llegaba el agua y cómo los que trabajaban limpiando los túneles se movían de un lado a otro. Por estas personas, se creo el mito de una especie de duende que robaba las cosas o regalaba, según fuera la familia. Lo cierto es que eran estos limpiadores, si no les pagaban, entraban por los pozos y cogían lo que querían; pero si les gustaba alguna mujer de la casa o tenían alguna aventura con ella, la dejaban regalos y encima su marido cornudo se ponía tan contento pensando que eso era señal de buena suerte!

También nos explicó que ya los griegos crearon un método de lo más útil e ingenioso para usar una cantera al tiempo que creaban pozos para el agua. Y es que sacaban piedra del subsuelo del mismo sitio donde construían el edificio, algo que después se siguió haciendo por lo que bajo la mayoría de las iglesias hay grandes salas que usaban como pozo tras haber sacado de allí las piedras para construir el edificio.

La asociación que cuida de estos túneles, han llevado a cabo un experimento plantando diversas plantas que nunca se riegan ni reciben luz solar, sólo tienen luz artificial, y sobreviven al haber un 90% de humedad en estos túneles!
En la visita también te muestran las grandes cisternas a las que hay que acceder por pasillos estrechos y con velas como única luz, un poco agobiante pero interesante de ver. Y por último nos llevaron a una sala que está bajo la Iglesia de San Gregorio Armeno y que las monjas usaban como despensa y bodega.

Y ya en la calle, otra guía nos explicó dónde estaba el teatro romano. Para ello, fuimos a una casa y es que la gente con el tiempo reutilizó las gradas hacer casas y bodegas. Y así acabó nuestra visita por la parte subterránea de Nápoles, una visita totalmente recomendable y muy interesante!

Ya un tanto hambrientos, decidimos que en lugar de comernos algo rápido (antes probamos unas arancini en un puesto y estaban deliciosas!) entrar en un restaurante llamado Carmine que había enfrente de la entrada del subterránea... vaya desastre! Tardaron un montón en tomarnos nota, en servirnos y la comida no estaba mala pero era muy justa, no lo recomendamos.

Después de comer, fuimos a coger el funicular al lado de la Galería de Umberto I para subir al Castell Sant´Elmo. De camino al funicular, vimos para nuestro pesar que Pintauro estaba cerrado por lo que compramos una babá y una sfogliatella en otra pastelería pero nada que comparar...

Tras conseguir sacar el billete para el funicular, nos subimos para el barrio del Vomero. Para nuestra desilusión no va por fuera... Vaya cambio cuando salimos! Es otro barrio totalmente distinto al resto de Nápoles! Estaba muy limpio, las casas cuidadas que nos recordaron a las del barrio Salamanca de Madrid... viendo esto, quién dice que Nápoles está sucio?

Dando unas cuantas vueltas, llegamos a la entrada del Castell Sant´Elmo con la intención de observar las panorámicas de la ciudad, pero un guarda un poco borde nos dijó que estaba cerrado. Así que nada, pero bueno nos conformamos con las vistas que se veían desde allí.

De camino al funicular, nos compramos un helado en Otranto de pera-rucola y delizia de limón (María) y tiramisú y amaretto (Alberto), muy buenos!

De vuelta al Nápoles caótico, oímos los petardos que serían de la procesión que vimos por la tarde en el barrio español, todo un espectáculo! La banda que iba con la Virgen parecía que tocaba música de bailar en lugar de algo religioso. Todo un mundo el barrio español!

Bajamos hacia la Piazza Plebiscito y paseamos por una calle peatonal que lleva hasta la Puerta de Chiara donde volvemos sobre nuestros pasos. Esta calle era totalmente comercial.
Aprovechamos para ir a la pastelería donde fuimos por la tarde para comprar algo para cenar, y antes de coger el coche, fuimos al Castel del Uovo para verlo de cerca. Vaya fortaleza! Justo en su orilla hay varios restaurantes y por esa zona había un montón de parejitas paseando.
Por fin, llegamos al coche que estábamos cansados de andar todo el día. Ese día no nos desorientamos mucho y llegamos bastante rápido al hotel. Así que tras cenar, a descansar que al día siguiente iríamos a Pompeya y Herculano...

CONTINUARA..

Escapada a Alcañiz, Teruel

El motivo de nuestra visita a Alcañiz, fue básicamente el visitar a uno de nuestros mejores amigos del pueblo de María (gracias por todo, Rubén). Ya que le debíamos esta visita desde que se fue allí a montar su negocio, así que un fin de semana que teníamos libre desde el viernes por la tarde, cogimos el coche... y a recorrer casi media España!

Quien no sepa donde está exactamente Alcañiz, le diremos que se halla en la provincia de Teruel, esa gran olvidada, y que es la segunda ciudad en importancia de la provincia. La primera vez que por curiosidad nos planteamos el ir, nos quedamos totalmente alucinados al ver el vacío de carreteras que existe en esa zona... comprobarlo, es impresionante! Apenas si hay carreteras para ir de una zona a otra, y evidentemente ninguna autovía que llegué hasta allí.

Así que ya saliamos mentalizados desde Valladolid que el llegar hasta allí, iba a ser largo y por carreteras no muy buenas. Lo cual fue cierto. Un tramo del camino, ya cerca de nuestro destino, pensamos que estábamos perdidos, pero lo peor era que estábamos en medio de ninguna parte, sin ningún pueblo cerca y sin señales que indicasen nada... pero al final llegamos hasta esta localidad que forma parte de la interesante Ruta de los Tambores.

El sábado mientras nuestro amigo trabajaba, visitamos por la mañana el centro de Alcañiz. Esta localidad ceñida por el río Guadalope, es una de las principales urbes del reino aragonés. Su fascinante acervo histórico-artístico comienza en la plaza de España, bello conjunto medieval donde se localizan la lonja y el edificio del ayuntamiento, obra maestra de la arquitectura renacentista.


Al lado se encuentra la ex colegiata de Santa María la Mayor, que es un templo de grandes dimensiones que combina trazos barrocos con influencias mudéjares. De la antigua parroquia de Santa María la Mayor se conserva su torre-campanario, de la primera mitad del siglo XIV, adosada al brazo izquierdo del crucero de la actual iglesia barroca, que es de poderosas proporciones, con planta cuadrada ochavada y cuatro plantas superpuestas.

Sin duda tuvo, además un función militar, signo del poder del concejo alcañizano frente a la orden de Calatrava. Destruido el edificio gótico, la nueva edificación se inicia el 20 de mayo de 1736, festividad de Pentecostés, según planos de Domingo de Yarza. Este había trabajado en el Pilar, lo que se reflejará precisamente en la similitud de sus plantas: iglesia de tres naves de igual altura, crucero y capillas laterales. El resto de la iglesia gótica, atendiendo a La Tesorera de Pedro Juan Zapater y al grafito encontrado en su torre con la posible planta de su cabecera, sería una iglesia de tres naves - la central más ancha y alta - girola y capillas absidiales poligonales.


Y tras comer y descansr un rato, fuimos a ver una de las construcciones militares que aún se conversan en la localidad como es el castillo de los Calatravos, en la loma de Pui Pinos, transformado en la actualidad en Parador de Turismo. Destaca en él su Torre del Homenaje gótica. Dado que queríamos aprovechar las horas de luz de la tarde, decidimos no visitarla, si bien la persona de la puerta, fue muy amable de dejarnos asomarnos dentro de la Torre para que Alberto pudiera ver una pintura al fresco que se conserva de un demonio muy pintoresco. Eso si, antes de poner rumbo a ningun sitio, nos tomamos un café en la cafetería del Parador, la cual tienen muy bien ambientada con banderas, tapices y mobiliario que te acerca un poco a la etapa medieval del edificio.

Y tras montarnos en el coche, pusimos rumbo los tres hacia Belchite. Este pueblo tiene el Pueblo nuevo y el Pueblo viejo, el que nosotros visitamos fue el viejo. Ahí sólo quedan las ruinas de un pueblo que sufrió la destrucción total durante la Guerra Civil, en cuya batalla hubó 6000 muertes civiles. Y el único recuerdo que ha quedado de todo ello, han sido las ruinas.


Para María toda esta historia era nueva, pero si bien Alberto conocía los hechos, ambos quedamos alucinados ante lo que teníamos delante. Rubén nos comentó un poco sobre la historia de este pueblo, si bien, el recorrer sus calles, ver sus iglesias... hacía que sintieras todo el dolor que tuvó que vivirse en él, y la impotencia y destrucción que provocan las guerras.













Entre tanta destrucción, aún quedan en pie varias de las iglesias que había en el pueblo. En una de ella había un grupo de televisión francés que estaban rodando, por lo visto es un sitio que atrae a muchos curiosos de temas relacionados con el espiritismo o del mundo desconocido. Lo cierto es que algunas de estas iglesias ponían los pelos de punta... por nada del mundo nos hubiésemos quedado allí a pasar la noche!















Algunos de los edificios nos trajeron a la cabeza la Iglesia que conservan en Berlín como recuerdo de los bombardeos de la 2º Guerra Mundial, para que no se olvide todo lo que conlleva tanta barbarie. Ojala en Belchite se hiciese algo parecido, y en lugar de tenerla a su suerte, se conservase como museo al aire libre de todo lo que supone una guerra como fue la Guerra Civil.

Desde aquí os animamos a todos a visitarlo, es una visita que marca y que invita al silencio y a la reflexión... Y por supuesto al recuerdo de todos los que allí murieron, y por ende a todos los que sufrieron las consecuencias directas o indirectas de esta parte de la historia reciente española.

Y tras esta visita que no nos dejó para nada indiferentes, recorrimos algunos pueblos pequeñitos cercanos a Alcañiz, disfrutando de su sosiego y su simplicidad. Y ya caído el sol, regresamos a Alcañiz donde compramos algo para cenar en casa de Rubén, donde nos pusimos al día de nuestras vidas. Y tras las risas y las confidencias, descansamos sin quitarnos del todo de la retina todo lo visto ese día... arte mudejar, calles abandonadas...

El domingo nos deparaba un día más bucólico, donde disfrutamos de la belleza de los paisajes de la zona y de su rica gastronomía.

Salimos de Alcañiz con rumbo a Calanda, pueblo famoso por su tamborrada y sus riquísimos melocotones. Sin parar, continuamos cada vez más hacia unos paisajes increíbles donde planeamos pasar en verano un día de campo, disfrutando de una comida cerca del río y de las risas entre amigos (lo tenemos pendiente, eh Rubén?)
Visitamos zonas con un paisaje geológico increíble de la zona del Bajo Aragón, donde las rocas toman formas caprichosas que recuerdan órganos o crestas a los que las visitan... Es una zona para disfrutar de la naturaleza y dejarse atrapar por su silencio, escuchando los sonidos de la naturaleza... sin prisas, sin estrés... tan alejado de las idas y venidas de las ciudades...













Y entre esos paisajes, surgen pueblos pequeñitos pero llenos de encanto, donde recordamos todo lo vivido en nuestro propio pueblo, y donde se puede disfrutar de una gastronomía fabulosa. No olvidar probar el rico jamón de Teruel, los diferentes quesos que hay en la zona, todo regado por el buen aciete de la zona, y María os recomiendo sobre todo los dulcísimos melocotones de Calanda al vino, increíbles!
Y con todo lo vivido en estas zonas turolenses, retornamos a Valladolid, si bien... volveremos! Aún nos queda mucho por descubrir y por compartir con nuestro querido amigo....


26 abr. 2008

Recetas de nuestros lugares de origen: Valladolid

En este post, queremos dar a conocer la rica gastronomía de Valladolid y animaros a que vengáis a disfrutar de sus restaurantes y bodegas para comer, o bien que disfrutéis de sus variadas y elaboradas tapas... un acierto seguro!


PATATAS A LA IMPORTANCIA:

Ingredientes para 4 personas
800 gr de patata
3 huevos
1 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
3 cucharadas de harina
1/2 taza de aceite de oliva
1 ramita de perejil

6 hebras de azafrán
sal

Preparación:
Pelar, lavar y cortar las patatas en rodajas de 1 cm. aproximadamente; sazonarlas. Poner harina en un plato, y batir los huevos en otro. Pasar las patatas por harina y a continuación por los huevos batidos. Freír en abundante aceite caliente.
Hacer un majado con el ajo, el azafrán, perejil y sal. Calentar unas 3 cucharadas de aceite y rehogar la cebolla, pelada y picada, hasta que comience a dorarse. Agregar 1 cucharada de harina, dar unas vueltas rápidas y añadir el majado, sin dejar de mover.

Colocar las patatas en una cazuela, regar con el preparado anterior y añadir 2 tazas de agua o caldo. Acercar al fuego y cuando comience a hervir, rectificar la sazón y cocer a fuego suave durante 20 minutos, moviendo con cuidado de vez en cuando.

Apartar del fuego, espolvorear con perejil picado y meterlas en el horno bastante caliente, dejándolas cocer 5-10 minutos más.


SOPA DE AJO:

Para 4 personas
100 g de jamón serrano
100 g de chorizo
2 huevos
pan del día anterior
perejil
4 ajos

Poner en una olla un litro de agua con sal y dejar hervir. Machacar los ajos frescos y un puñado pequeño de cominos, añadir a la olla. Poner en una sartén para que se dore el jamón y el chorizo, y añadir al agua. Cortar el pan a trocitos y agregar al agua. Dejar que hierva y retirar del fuego. Echar los huevos crudos y remover.
LECHAZO ASADO:

Ingredientes para 4 personas:
1/2 cordero lechal
100 gr. de manteca de cerdo
2 dientes de ajo
1 vaso de agua
sal gorda

Preparación:
Colocar el lechazo en una cazuela de barro con la piel hacia abajo. Frotar con los ajos y la manteca y espolvorear con sal gorda. Agregar el agua y meter en el horno precalentado a 150 ºC durante una hora, rociándolo de vez en cuando con su propio jugo. Dar la vuelta al cordero y untar por el otro lado con manteca. Subir la temperatura del horno a 250 ºC y continuar la cocción durante 45 minutos más, o hasta que esté dorado.

Presentación:
Servir en la misma cazuela, acompañado de patatas panadera y de una ensalada de lechuga, tomate y cebolla.


SALCHICHAS DE ZARATAN COCIDAS AL VINO:

Ingredientes:
1 Kg. de salchichas
3 cebollas
1 diente de ajo
1 clavo de especia
Sal y pimienta
1 botella de vino de Cigales
1 cucharada sopera de harina
3 cucharadas de aceite de oliva
1 hoja de laurel
Preparación:
Pelar las cebollas, partirlas por la mitad y cortarlas en lonchas finas en sentido longitudinal. A continuación, pinchar las salchichas con una aguja fina por varios sitios, colocarlas en una sartén, rociarlas con un poco de aceite y dorarlas por todas partes moviéndolas con frecuencia. Reservarlas.
Añadir la cebolla a la misma sartén y rehogarla hasta que empiece a dorarse; seguidamente, incorporar el diente de ajo en láminas y darle unas vueltas. Añadir una cucharada de harina y rehogar bien para que se dore ligeramente. Mojar con el vino y cocer unos 15 minutos junto con el clavo de especia y la hoja de laurel.
Finalmente, incorporar las salchichas y terminar de cocerlas en el vino durante 10-15 minutos más o hasta que estén hechas. Salpimentar al gusto.Servir las salchichas calientes con un puré de lentejas bien consistente o unas patatas asadas.
La salchicha de Zaratán se elabora con una mezcla de magro de cerdo (70%) y panceta (30%). Se condimenta con sal, pimentón, ajo y orégano. Se macera durante 30 horas. Se embute en tripa de cordero de 18-20 mm y se orea de 30 a 40 horas. Se consume frita, cocida en vino o asada.

PERDICES ESTOFADAS AL ESTILO DE VALLADOLID:

Ingredientes:
2 perdices
1 taza de desayuno de aceite
1 vaso de agua lleno de vinagre de estragón
1 vaso de agua lleno de vino blanco
1 cebolla gorda
½ onza de chocolate
2 dientes de ajo
pimienta negra en polvo
1 clavo de especia
1 decilitro de agua
sal
Preparación:
Limpiaremos bien las perdices dejándolas enteras y las pondremos en una cazuela, agregándoles el aceite, el vinagre, el agua, el vino, los dientes de ajo pelados y enteros, la cebolla pelada y cortada, un poco de pimienta, el clavo y sal, todo en frío y en crudo.
Taparemos la cazuela con un papel de aluminio y su tapadera correspondiente, colocándolas al fuego a que se hagan poco a poco. Cuando veamos las perdices ya tiernas les incorporaremos el chocolate rallado, moveremos bien la cazuela para que lo tomen.
Fuera del calor del fuego, las trocearemos y presentaremos a la mesa en una cazuela de barro con su salsa bien colada por un pasapurés

BACALAO DE VALLADOLID:

INGREDIENTES
1,5 kg. de bacalao
1 kg. de cebollas
500 gr. de pimientos rojos
250 gr. de tomates
50 gr. de ajo
500 gr. de calabacín
100 gr. de almendra molida
100 gr. de piñones pelados
100 gr.de harina
250 cc. de aceite
2 huevos
Sal y Pimienta
ELABORACIÓN
Se trocea el bacalao y se pone a remojo durante 48 horas, cambiándole el agua cada seis horas.
Se pica en juliana finita las cebollas, los pimientos y los ajos. Se pone en una cazuela al fuego con 100 cc. de aceite, se añade el picadito y lo estofamos lentamente. Transcurridos cinco minutos se pelan los tomates y se añaden a la cazuela, dándoles vueltas de vez en cuando, ayudados de una espumadera, se salpimenta y se deja tapado para que se poche muy despacito. A continuación se pone el bacalao fuera del agua en un trapo blanco seco. En una sartén se echa los 150 cc. de aceite restante y cuando esté caliente se van echando los trozos de bacalao enharinados. El fuego se mantendrá alto.
Se va colocando el bacalao en una cazuela de barro donde se habrá puesto previamente el conjunto de cebolla, pimientos, ajos y tomate que se tenía sofrito. En el aceite sobrante de freír el bacalao, se fríe el calabacín cortado en rodajas, bien salpimentado y enharinado, procurando que se dore. Se coloca por encima del bacalao así como los piñones y la almendra molida.
Se mete al horno durante 15 minutos.

Recetas de nuestros lugares de origen: Guadalajara

Ya hemos ido recopilando recetas de los sitios donde hemos viajado y que más nos han gustado o llamado la atención. Pero no nos parecía justo, no dar a conocer la suculenta gastronomía que podemos disfrutar en nuestra propia tierra. Como cada uno somos de un sitio (Madrid y Valladolid), pues iremos poniendo poco a poco las recetas que más nos gustan de ambas provincias y de nuestras respectivas familias.

Si bien, en este apartado, queremos hablar de una de las zonas menos conocidas de España como es la provincia de Guadalajara, ya que para María es casi su hogar, ya que sus padres son de Luzón (un pueblecito entre Molina de Aragón y Sigüenza) y allí ha pasado muchos fines de semana y vacaciones.

Ahí van algunos de los platos más típicos de la zona, esperamos que os gusten!!! Ah! Y si tenéis más, decírnoslo y encantados de incluirlos, gracias.

CABRITO ASADO:

Comensales: 4 personas
Ingredientes
un cuarto de cabrito
1 cabeza de ajo
perejil
sal
aceite


Modo de preparacion:
En una bandeja de horno ponemos el cabrito entero y lo salamos.
Machacamos los ajos y el pereji en un recipiente con un poco de sal.
Cuando esté todo bien machacado añadimos el aceite virgen extra y lo mezclamos bien.
Rebozamos el cabrito con esta mezcla.
Mientras vamos calentando el horno a 200º durante unos 10 minutos.
Metemos el cabrito y lo tenemos asándose durante una hora.
Pasado este tiempo lo sacamos y le damos la vuelta.
Lo metemos otra vez y lo tenemos otros 40 minutos.
Antes de sacarlo lo gratinamos durante 1 ó 2 minutos.
Es importante que la placa siempre tenga un poco de agua. Si se consume le añadimos más.

CALDERETA DE CABRITO:

Ingredientes:
Cabrito- Cebolla- Ajo- Pimentón- Vino blanco
Trocear el cabrito en trozos chuleteros incluido el hígado. Refreir hasta dorar con cebolla y ajo picado. Añadir pimentón, dar unas vueltas y añadir vino blanco y agua en las mismas proporciones. Dejar cocer al gusto.
TRUCO: Se pueden dorar los ajos primero y retirarlos para hacer un majado con el higado refrito, que luego se añade a la cocción.


BIZCOCHOS BORRACHOS: son típicos sobre todo de Sigüenza

Para el almibar:
250 gr. de azúcar moreno
250 gr. de azúcar blanco
1/4 l. de agua
1 copa de vino

Para el bizcocho:
4 huevos
100 gr. de azúcar
100 gr. de harina
Canela en polvo

Para elaborar el almíbar se pone a cocer en un perol el agua con los dos tipos de azúcar hasta obtener el "punto de almíbar".

Para elaborar el bizcocho se separan las yemas de las claras. En un perol que mantenemos templado sobre un recipiente de agua caliente se ponen las yemas y el azúcar y se baten hasta que esponjen. En otro perol se baten las claras a punto de nieve. Se mezclan lentamente las yemas con las claras, valiéndose de una espumadera y se va espolvoreando la harina tamizada. Se unta de grasa un molde rectangular y plano, se espolvorea con harina y se vierte la masa preparada. Se introduce el molde en horno medio durante unos 15 minutos. Se vuelca sobre una fuente, se empapa con el vino y el almíbar y se espolvorea con canela. Una vez frío cortar en pedazos y colocar en moldes de papel.



LECHE FRITA:

Ingredientes para 4 personas.
4 yemas de huevo.

1/2 litro de leche.

2 cucharadas de harina de maiz (maizena).

4 cucharadas de azucar.

1 corteza de limón.

Aceite de oliva para freir.

Harina para rebozar.

2 huevos.

Hervir la leche con la corteza de limón, apartar del fuego y retirar la corteza. Mezclar en una cazuela las yemas con el azúcar y la harina de maiz, añadir la leche y mezclar bien. Poner la cazuela al fuego y llevar a ebullición sin dejar de remover con la batidora, hasta que se espese. Verter la crema sobre una fuente rectangular y dejar enfriar.
Cuando este fría cortala en trozos rectangulares, pasarlos por harina y huevo batido y freírlos en abundante aceite hasta que estén dorados, para que no se quemen el aceite no debe de estar demasiado caliente. Dejar escurrir sobre papel absorvente para que pierdan el exceso de aceite. Servirlos espolvoreados en azucar en polvo o canela

TORRIJAS: es un postre típico de Semana Santa

Ingredientes
1 kg. de pan de molde especial para «Torrijas».

½ litro de leche.

150 grs. de azúcar.

1/2 litro de almíbar de miel y canela con leche.

3 huevos.


Se empapan bien las rebanadas de pan con la leche azucarada, y una vez bien escurridas se rebozan de huevo y se fríen en aceite bien caliente hasta dejarlas doradas.
Se van colocando en fuente amplia de cristal y se empapan con el almíbar de leche, miel, azúcar y canela.
Se le da a la masa la forma oblonga característica y, en casos, antes de meterlas al horno se pinchan por el centro (poniendo azúcar en estos huecos) para que no suban mucho en el horno.


BUÑUELOS: al igual que las torrijas, son típicos de Cuaresma, nada tienen que ver con los buñuelos de viento

Ingredientes para 10 personas:
Leche: 1 vaso
Harina: 1 vaso
Huevos: 6 unidades
Limón (raspadura): 1 unidad
Mantequilla: 1 cucharada sopera
Sal: 1 pellizco

Preparación:
Se pone la leche, la raspadura de limón y la mantequilla en un cazo a fuego lento y cuando arranca el hervor se le añade la harina. Se apaga el fuego y con la ayuda de una cuchara de madera se remueve hasta que quede una mezcla homogénea y se deja reposar durante 5 minutos
Una vez reposada la mezcla, se van añadiendo uno a uno, los huevos mientras se va removiendo (cuando la masa absorbe el huevo se añade otro) hasta que quede una crema espesa. Se añade un pellizco de sal y se remueve ligeramente otra vez
A parte, se prepara una sartén con bastante aceite de oliva, se pone al fuego y cuando ya está caliente se va agregando la masa poco a poco y con la ayuda de una cuchara sopera. Con el calor del aceite, la masa se cuece rápidamente y se puede comprobar que, si la masa está bien hecha, los buñuelos se giran prácticamente solos mientras se cuecen
Finalmente se ponen los buñuelos en una fuente y cubren con miel.

Recetas de nuestros viajes III

Siguiendo con nuestra pasión por conocer el mundo, queremos compartir también otra de las experiencias más agradables y sorprendetes que uno encuentra al conocer nuevos lugares: su gastronomía. Es por ello que ahora escribimos este nuevo apartado en nuestro particular recetario, sobre las recetas que más nos han sorprendido en nuestros viajes. Buen provecho!!!

BELGICA


Mejillones con patatas:

INGREDIENTES
(Para 6 personas):
5 kilos de mejillones muy frescos

150 gr. de mantequilla
6 zanahorias picadas
6 puerros picados (sólo lo blanco)
3 cebollas picadas
patatas fritas para acompañar
sal y pimienta

PREPARACION:
Limpiar muy bien los mejillones para retirar todas las adherencias, se hacer muy bien con un estropajo de aceito inoxidable. Lavar y a continuación colocar en una cacerola. Añadir la mantequilla y todas las verduras picadas. Añadir sal y pimienta y cocer a fuego lento, sacudiendo la cacerola. Una vez que la verdura esté tierna servir. Pueden servirse en la misma cacerola y se acompañan siempre de patatas fritas. Es lo que en Bélgica se llama "moules et frites "
SUGERENCIAS:
No se añade nada de líquido, ya que los mejillones y las verduras aportan mucho y por tanto no se necesita



OPORTO (PORTUGAL):


Pulpo al horno:


INGREDIENTES:
1 pulpo mediano
1/2 Kg de patatas
3 dientes de ajo
1 ramito de perejil
1dl de aceite de oliva
Vino de Oporto
Sal, pimienta y un poco de pimentón

PREPARACIÓN:
Lavar y cocer el pulpo. Cuando este cocido cortarle los tentáculos uno por uno (enteros). Mientras el pulpo se cuece cocer también las patatas en agua con sal.

En una fuente de barro con el fundo bañado de aceite de oliva disponer el pulpo y las patatas cocidas. Regar con el restante aceite de oliva, el perejil y el ajo picaditos, sal y pimienta y el vino de Oporto. Llevar al horno precalentado a 200 º durante 15 minutos. Cuando ya esté casi hecho, echar un poco de pimentón por encima. Servir caliente.



VALLE DEL LOT (FRANCIA):

Queso Rocamadour:


Este queso se elabora con leche de cabra no pasteurizada. Se moldea a mano. Se deja madurar en bodegas de humedad y temperatura controladas durante 10 días para la versión fresca y 6 semanas para el rocamadour maduro.

Para asegurar que es queso Rocamadour auténtico, tiene que llevar una etiqueta con tamaño mínimo de 4 centímetros, con el nombre «Rocamadour» y «Appellation d’Origine controlée», además del logotipo. Con el fin de distinguir las distintas producciones, la etiqueta precisa el origen del queso. El consumidor puede así probar quesos semi-industriales que se benefician del título "artesanal" gracias a una etapa de producción realizada a la mano por el personal. Sino hay también lugares donde se puede comprar directamente casi a los granjeros.


Tiene un 45% de materia grasa. Es un queso pequeño y redondeado, lo que hace que se suela comprar en bandejas de 12 piezas aunque también los venden de un par. Presenta su corteza natural consistente en una piel estriada ligeramente aterciopelada, de color blanco o crema; después de 10-15 días de maduración se cubre con pequeños mohos azules. La textura resulta suave, fundente y mullida. Desprende un olor caprino, que puede ser un poco desagradable a veces (a nosotros nos paso!). Cuando están frescos son suaves, con un sutil sabor a crema y mantequilla, y un ligero regusto caprino; con la edad, el sabor es realmente fuerte y se vuelve más seco.

Su período de degustación óptima es de abril a septiembre, después de una maduración de 12 a 15 días, pero también resulta excelente de marzo a noviembre. Se puede comer caliente con aceite de nuez que produce la región, o con miel, o en ensalada, o simplemente con pan tostado. Se recomienda tomarlo con marc, brandy hecho de ciruelas amarillas o con vinos como Gaillac(tinto o blanco), Bergerac (blanco).



CASSOULET DE CASTELNAUDARY

INGREDIENTES:
500 gr. de alubias blancas grandes
500 gr. de panceta entreverada de cerdo salada
500 gr. de pato en conserva ( o fresco )
500 gr. de codillo fresco de cerdo
150 gr. de salchicón al ajo
4 salchichas de cerdo frescas
1 zanahoria
1 cebolla
3 clavos de especia
un ramillete aromático ajos
papada de cerdo fresca

PREPARACIÓN:

Poner en remojo las alubias la noche anterior. Hervirlas en una cazuela con agua , sal, una cebolla picada, 3 clavos, papada de cerdo, 1 zanahoria, 500 gr. de cerdo salado, una cabeza de ajos y un ramillete aromático. Mientras... trocear el pato , si no teneis de conserva, pato fresco, sazonar con sal y pimienta. Ponerlo en una cazuela con : cebolla picada, 6 dientes de ajo picados y un ramillete aromático. Añadir abundante tomate troceado. Este estofado debe quedar corto de salsa. Poner el codillo de cerdo fresco dentro. Por otra parte poner a cocer con las judias el salchichón de ajo... esto lo veo más dificil de encontrar sino te lo traen de Francia o de una charcutería con productos Delicatessen... poner bull blanco, yo lo hago. Sigamos... freir en una sartén las salchichas frescas. Escurrir la alubias y mezclarlas con salsa de los dos guisados... Frotar con ajo las paredes de una cazuela de barro barnizada. Poner un fondo de alubias y unos pedazos de pato, cerdo, salchichas y unas tajadas de panceta entreverada. Seguir alternando capas de alubias, pato, cerdo etc. Llenar la cazuela hasta el borde. La última capa de alubias.... rociarlas con pan rallado, verter un chorrito de salsa del guiso por encima y gratinar hasta que se dore...

BLOC DE FOIE-GRAS CON TROZOS EN ENSALADA:

Ingredientes para 4 personas:
- 200 g de bloc de foie-gras de pato, con trozos.
- Una lechuga y un mâche.
- 110 g de mollejas de pato, laminadas y confitadas.
- 90 g de magret de pato seco, precortado.
- Piñones.
- 200 g de tomates cereza.

Pasar por la sartén las mollejas laminadas, para que funda la grasa que los cubre; dejarlos dorar un instante.
Cortar el bloc de foie-gras con trozos a finas lminas, mezclar todos los ingredientes en una bandeja y aliñar. Se prueba todo a la vez servido sobre rebanadas de pan redondo rústico y con un buen tinto.




ZONA DE CAMPANIA (ITALIA):

Pizza Margarita: es la más representativa de Nápoles, se dice que nació ahí.


Ingredientes para 4 personas:
400 gr. de harina,
15 gr. de levadura prensada,
1 cucharadita de azúcar,
1/2 taza de agua tibia,
4 cucharadas de aceite,
1 cucharadita de sal.



Para la salsa de tomate:
400 gr. de tomate triturado,
1 cebollita picada,
2 dientes de ajo picados,
1 pizca de pimienta negra,
1 vasito de caldo de ave,
aceite,
sal.
Para el relleno:
200 gr. de queso rallado graso para fundir,
1 cucharada de orégano o albahaca.

Método:
En un bol pequeño mezclar el agua con el azúcar y la levadura. Cubrirlo y dejar reposar 15 minutos. En otro bol poner la harina, la sal y 3 cucharadas de aceite. añadir el agua con la levadura y amasar hasta que no se pegue a las manos. Tapar con un paño húmedo y dejar reposar 1 hora hasta doblar su volumen. Enharinar la superficie de trabajo, poner la masa y amasar de nuevo. Hacer una bola y dejarla reposar en el bol tapado 15 minutos más. Enharinar el rodillo y la superficie de trabajo. Estirar la masa con el rodillo hasta alcanzar el tamaño de un bandeja de hornear. Engrasar con aceite la bandeja. Enrollar la masa en el rodillo. Extenderla sobre la bandeja hasta cubrirla.

Freír los ajos y la cebolla en una sartén con aceite, agregar el tomate y salpimentar. Sofreír 5 minutos, añadir el caldo y cocer 10 minutos. Cubrir las bases de pizza con la salsa de tomate y distribuir el queso rallado.

Espolvorear con orégano, regar con aceite y hornear hasta dorar los bordes.
Risotto alla pescatora

Ingredientes:
Aceite de oliva 3 cdas.
Manteca 20 grs.
Sal a gusto
Tomate 1 ud.
Pimienta a gusto
Cebolla 0,5 ud.
Queso parmesano rallado 2 cdas.
Ajo 1 diente
Cognac 50 ml.
Caldo de pescado 1,5 lts.
Vino blanco seco 50 ml.
Crema de leche 250 ml.
Puré de tomate 1 cda.
Hierbas aromáticas 1 ramillete
Mirepoix de cebolla, zanahoria y apio 30 grs.
Cigalas 12 uds.
Calamares 200 grs.
Vieiras 8 uds.
Gambas peladas cocidas 125 grs.
Queso parmesano a gusto
Creme fraiche 50 ml.
Arroz para risotto 200 grs.

Preparación:
Escalfar las cigalas crudas, sin pelar en el caldo corto, de 7 a 8 minutos. Dejar enfriar en el caldo, sacar, pelar y quitar la cabeza. Machacar un poco las cabezas y la piel.
Preparar el caldo de pescado: Calentar 1 cucharada del aceite y la manteca en una cacerola a fuego vivo y saltar las cabezas y las pieles machacadas junto a la mirepoix.
Desglasear con un poco de caldo de las cigalas y el cognac. Añadir el puré de tomate, remover 1 a 2 minutos, agregar el tomate picado y el ajo machacado. Dejar cocer unos minutos.
Incorporar el caldo de pescado y el ramillete de hierbas. Llevar a ebullición. Bajar el fuego y cocer lentamente hasta que el líquido se haya reducido a unos 1,25 litros. Colar el caldo y sazonar ligeramente.Verter 900 ml de caldo en la cacerola y dejar cocer a fuego lento. Reservar el resto en otro recipiente.
Preparar el risotto: Calentar el aceite en una cacerola grande de fondo grueso y sofreír la cebolla finamente picada hasta que esté blanda. Añadir el arroz y remover de 1 a 2 minutos para que los granos se cubran de aceite. Empezar a verter el caldo hirviendo, unos 150 ml cada vez. Es importante hacerlo gradualmente para que el arroz, aunque siempre esté jugoso, no esté inmerso en el líquido. Una vez incorporado todo el caldo, añadir el vino.
Completar de 20 a 25 minutos de cocción.
Mientras el risotto se cocina, llevar a ebullición el caldo reservado y bajar el fuego. Añadir los calamares preparados cortados en anillos, las vieiras sin conchas y escalfar suavemente de 3 a 5 minutos. Sacar con una espumadera.
Reducir el caldo a la mitad aproximadamente y añadir la crema para batir. Poner las cigalas, los calamares, las vieiras, las gambas y calentar todo. Rectificar la condimentación.
Añadir la crême fraiche y el queso parmesano al risotto y rectificar la sazón. Poner el risotto en el centro de un plato hondo precalentado o dar forma poniéndolo en un molde enmantecado y desmoldando sobre el plato. Rodear el arroz con el pescado y la salsa. Decorar con copos de parmesano y servir inmediatamente.
Spaghetti alle vongole:
INGREDIENTES (5 personas):
500 gr de spaghetti
1 kg de chirlas (es muy importante que sean frescas)
500 gr de tomates maduros para salsa o de lata al natural pelado
0,75 dl de aceite de oliva
2 dientes de ajo
1 ramito abundante de perejil
Sal y pimienta

PREPARACIÓN:
Lavar bien las chirlas, directamente bajo el grifo de agua fría. A continuación, ponerlas en una sartén con una cucharada de aceite y darles un hervor a fuego vivo. Tan pronto se abran, retirar la sartén del fuego, escurrir el caldo, dejándolo en reposo en un vaso, para que deposite la arena. Reservar las chirlas en un plato.
En una cazuela, sofreír ligeramente en el aceite el ajo entero o picado con unas hojitas de perejil. Añadir el caldo de las chirlas previamente filtrado. Remover, dejar que se evapore un poco, e incorporar los tomates cortados en trocitos, pelados, libres de semillas y escurridos. Sazonar con sal y pimienta y cocer durante unos 10 minutos. Añadir las chirlas y retirar del fuego al primer hervor.
Aparte cocer la pasta. Escurrirla y condimentarla con la salsa ya preparada. Antes de servir a la mesa, espolvorear por encima el resto del perejil picado, y nada de queso!
Babá: es un postre
INGREDIENTES
210 g Harina
1 sobre de Levadura liofilizada (royal)
30 g azúcar
una pizca de sal
100 g Mantequilla fundida
125 ml Leche templada
4 huevos
120 g azúcar
20 ml Agua
un trozo de piel de naranja
60 ml Ron
120 ml Nata montada
tiras de Corteza de naranja para decorar

PREPARACIÓN:
Mezclar los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura y sal). Fundir la mantequilla y enfriar. Batir los huevos y mezclar con la mantequilla y la leche. Juntar con la harina y batir unos minutos hasta que se mezcle completamente. Poner en cada molde una cantidad de la masa que no rebase 1/3 de éste. Hornear a 200° C durante 20 minutos. Retirar, dejar enfriar y desmoldar.
Paso 2:Volver a poner en los moldes.
Para el almíbar: poner a ebullición 5 minutos el azúcar, el agua y la corteza. Colar y agregar el ron y bañar los baba con el almíbar caleinte. Dejar que absorban el almíbar y volver a bañar. Repetir tres o cuatro veces este proceso.
Paso 3: Refrigerar los baba unos 30 minutos al menos. Desmoldar y adornar con nata montada y corteza de naranja.
Sfogiatelle: es un postre

Ingredientes:
Harina 750 grs.
Sal cantidad necesaria
Agua cantidad necesaria
Ralladura de limón a gusto
Azúcar impalpable cantidad necesaria
Crema pastelera 0,25 lt.
Fruta abrillantada a gusto
Manteca blanda 150 grs.
Sémola 0,5 taza

Preparación:
Para preparar la masa, poner la harina tamizada sobre la mesa, con una cucharada de sal. Hacer un hoyo e ir agregando la manteca y, de a poco, agua apenas tibia, mientras se va incorporando la harina de alrededor hasta lograr una masa de la consistencia de la de los tallarines, no muy dura y muy bien amasada. Dejar descansar al menos 1/2 hora en una bolsita de plástico.
Para el relleno, mezclar la crema con la sémola cocida con leche, con las frutas picadas.
Estirar sobre la mesa la mitad del bollo descansado en una cinta muy larga, finita, con el palote, con un ancho de 40 cm. y todo el largo que dé la masa. Tratar que sea lo más pareja posible en los bordes. Una vez lograda bien fina y sin romperla, untar con manteca blanda (no pintar), espolvorear con harina desde un tamiz y, tomando uno de los extremos cortos de la cinta, ir formando un rollo hasta llegar al otro extremo. Poner este rollo aparte sobre la mesa y repetir con la masa sobrante la operación. Agregar esta nueva masa al rollo ya preparado, como añadido. El diámetro del rollo será de unos 18 cm. Envolver bien cilíndrico en papel impermeable y dejar en la heladera 5 horas para que la manteca untada se enfríe.
Con una cuchilla ancha, de buen filo, cortar en rodajas de un poco menos de 1 cm. de grosor y, con las manos untadas con manteca, estirarlas ligeramente en forma ovoidal, colocarle una porción de relleno y cerrar como una empanada, pero sin hacer ningún tipo de repulgo, simplemente apoyando el borde.
Colocar, presionando por debajo con el dedo pulgar que hará ceder un poco las vueltas de la masa, sobre una placa de horno mojada con agua fría, ligeramente separadas entre sí.
Cocinar en horno algo a 200° C hasta que comienzan a dorar, reducir el calor a 175° hasta que la masa se note bien seca, crocante. Enfriar sobre la rejilla y servir espolvoreadas con azúcar impalpable, utilizando el tamiz.
Deben consumirse en el día y no colocar en la nevera, para que tengan la consistencia debida.

19 abr. 2008

La ciudad del caos

Hace poco que llegamos de Nápoles y la Costa Amalfitana. Aún hoy cuando voy por las calles de Valladolid, sigo pensando en Nápoles y en su desbordante vida.

Es cierto que la fama que tiene respecto al tráfico y el caos en sus calles, es en su mayoría real, pero también es triste ver que casi todo el mundo se quede sólo en esa imagen de una ciudad tan bonita y llena de vida como Nápoles.

Antes de irnos, cuando decía en el trabajo que nos íbamos a Nápoles, todos decían "Qué, a ver la camorra?". Lo malo es que esa es la opinión de casi todo el mundo, incluso cuando hablas con gente que tiene una mente más viajera o con más mundo recorrido, la mayoría no irían a Nápoles y mucho menos dedicarle más de una tarde a visitar sus calles... Craso error!

A nosotros ha sido una ciudad de las que quizás más nos haya atraído, no por los mismos motivos que otras, pero si que es una ciudad que atrapa. No voy a negar que conducir allí, supone aplicar la ley del más fuerte porque todo vale, o que sus "motorinos" no sean un peligro constante para conductores y peatones, o que un poco más de limpieza sería más que necesaria, o que hay personas que pueden hacer sentirte un poco incómoda por tu cartera... Pero también es cierto que respecto al tema de la seguridad, mi opinión es que es igual que en cualquier ciudad media donde ir por el centro o determinadas zonas, hace que tengas que llevar unas medidas mínimas de seguridad, nada más.

Ojala haya más gente que pudiera ir a Nápoles con una mente abierta y se dejará atrapar por sus callejuelas llenas de vida, donde las personas toman la calle para hacerla su casa, su bar, su campo de fútbol... su vida. Porque de eso se trata, de vivir a tope en la calle, tal y como eran antes muchas ciudades y pueblos mediterráneos donde casi todo pasaba en la calle, algo que ahora es muy difícil ver salvo en pequeños pueblos o en ciudades como ésta.

Mi consejo, pasear por el centro sin rumbo fijo, curioseando en sus tiendas de pesebres artesanales, curiosear en sus tiendas de combustibles, saborear sus maravillosas pizzas (por ejemplo en Di Matteo, impresionantes!), deleitarse con sus bollos (babá en Scaturchio y sfogliatella en Pintauro), visitar la Nápoles subterránea descubriendo sus vicisitudes a lo largo de los siglos, impresionarse por la belleza de sus iglesias y de su fe, descubrir que no sólo es como se imagina recorriendo el Vomero que es un barrio totalmente opuesto a lo típico que uno imagina... En una palabra, vivirla.

Napolés es eso, vida y más vida, a un ritmo vertiginoso y a raudales. Buon viaggio!!!

MARÍA

15 abr. 2008

Info útil de México: albergues, restaurantes y transportes

En este post, pretendemos compartir la información más útil de nuestro viaje por México (junio 07), esperando que a alguien le pueda ser de utilidad.


Alojamientos: nosotros todos los reservamos por internet, salvo el de Palenque que lo hicimos allí directamente.


- Cancún: Hostal Haifa.
c/Orquídeas 13.
530 pesos/noche, desayuno incluido, baño en la habitación y con aire acondicionado. Es de tipo mochileros.


- Mérida: Nómadas Youth Hostel.
Calle 62 nº 433.
230 pesos/noche, desayuno incluido, baño en la habitación y con ventilador. Es un albergue.


- Campeche: Monkey Hostel.
Esquina Calles 10 y 57.
200 pesos/noche, desayuno incluido, baño en la habitación y con ventilador. Es un albergue.


- Palenque: Mayabell.
Palenque - Ruinas km 6.
450 pesos/noche, habitación más similar a un hotel, con ventilador, mosquiteras en las ventanas y está como dentro de la selva. Tiene restaurante y a veces hay música en directo.


- San Cristóbal de las Casas: Backpackers Hostel.
C/ Real de Mexicanos 10.
280 pesos/noche, desayuno incluido, baño en la habitación. Es un albergue, donde hay mucho mochilero y gente aprendiendo castellano. Hay diferentes actividades que organizan dentro del albergue. Hay abundancia de mantas (aquí hace más bien frío que calor por las noches).


- Playa del Carmen: Hotel Azul.
Quinta avda. entre calles 10 y 12.
1000 pesos/noche, tiene aire acondicionado, ubicado en la calle principal y muy cerca de la estación de autobuses.




Restaurantes que nos gustaron:


- Mérida:
La Parranda. Calle 60, entre 59 y 61. Es tipo comida rápida pero con un toque mexicano, los camareros son muy amables y la decoración es curiosa. Muy recomendable pedir el café maya, está muy bueno y es muy curioso ver cómo lo hacen


- Campeche:
*La Pigúa. Calle 8 Miguel Alemán 179A. El pescado está muy bueno, es un sitio más selecto no en la zona céntrica. Ambiente muy relajado. Precio medio - alto.
*Café Tulum. Calle 59 nº 9, entre calle 10 y 12. Tiene un patio interior, el personal es muy amable. Tienen comida mexicana que se sale un poco de lo convencional, buenos cócteles y cafés.


- San Cristóbal de las Casas:
* Tierra Adentro. Centro Cultural. Real de Guadalupe 24. Está dentro de un patio, alrededor hay locales con tiendas tipo comercio justo y de gente indígena. Ideal para tomarse un café de los distintos tipos que tienen, en un ambiente más relajado y comprometido. También dan comidas y realizan actividades.
* Restaurante Tuluc. Insurgentes 5. Es un sitio poco turístico donde se puede comer comida muy de ellos. La comida está muy buena, tanto la carne como el pescado. Precio medio.
* Namandi. Diego de Mazariego 16C. Tiene varios platos, pero sobre todo crepés, están muy buenos y son abundantes y variados. Precio medio.
* Mesón el Taco. Crescencio Rosas. Es un sitio fuera del centro, pasado el andador turístico. Es un restaurante donde no hay turistas (nosotros les sorprendimos bastante). Está todo muy bueno, platos abundantes y sobre todo son para hacer tipo nachos. No os perdáis los nachos al pastor, increíbles! Precio medio.


Precio de los autobuses ADO (junio 07):
- Cancún - Chichén Itza: 142 pesos.
- Chichén Itza - Mérida: 80 pesos.
- Mérida - Ruta Puuc: 126 pesos.
- Mérida - Campeche: 116 pesos.
- Campeche - Palenque: 214 pesos.
- Palenque - San Cristóbal de las Casas: 116 pesos.
- San Cristóbal de las Casas - Playa del Carmen: 688 pesos.

3 abr. 2008

La pequeña "pasión de Cristo"

He visitado diferentes lugares sagrados para diversas religiones, sin embargo si hay un lugar que de alguna forma me haya hecho sentirme más próxima a Dios, o dicho de otro modo, más embargada por el halo de espiritualidad, sin duda ha sido en Bolonia (Italia).

Esta ciudad quizás no es la más conocida ni más turísticas de Italia, pero para mí es de las más especiales y el lugar quizás donde menos me costaría vivir de este país. Es una ciudad llena de vida, con todos sus estudiantes universitarios y donde se respira un ambiente muy similar al español.

Es una ciudad curiosa de visitar, es la que más zona tiene con pórticos en sus calles, para que así las gentes medievales no tuviesen que mojarse en esta zona propensa a las lluvias, cuando salieran de paseo o hacer sus diferentes actividades.

Tiene una pequeña plaza, que curiosamente no es la que más turistas tiene, donde se halla este sitio que transmite tanta espiritualidad. Se trata del la Piazza S. Stefano, que es el corazón de la Bolonia antigua.

Es en esta plaza triangular donde se halla el conjunto de las Siete Iglesias, que exteriormente no dicen demasiado, pero dentro con su simplicidad de formas y su carencia de ostentación, te hacen sentir más cercano al mundo espiritual que en casi todas las iglesias que existen a lo largo del mundo.

Este complejo de iglesias que en realidad son sólo cuatro, se remontan a los siglos X-XIII, y forman una reconstrucción simbólica de los lugares de la Pasión de Cristo. La iglesia del Crucifijo (a la derecha) contiene una cripta del 1019 y preciosas obras de arte; la iglesia del Calvario (en el centro) es una reproducción del sepulcro de Cristo y custodia las reliquias de San Petronio, patrón de Bolonia; la iglesia de los Santos Vital y Agrícola (a la izquierda), la más antigua, estupenda por su muda simplicidad, contiene los sarcófagos de los dos mártires locales, además de restos de anteriores construcciones bizantinas.

Es un lugar que invita al silencio, a la contemplación y al pensar sobre las cosas realmente importantes de la vida... Un lugar donde cualquiera puede sentirse en paz y disfrutar del sosiego y la paz interior que tantas veces carecemos en nuestra vida cotidiana... Un lugar por el que sólamente merece la pena ir hasta la bella Bolonia!

María