25 mar. 2009

Puebla de Sanabria

Hace ya un tiempo, que pasamos un fin de semana en el bonito pueblo zamorano de Puebla de Sanabria. Si bien ya habíamos hecho alguna parada en algún viaje para tomar allí un café, en esa ocasión decidimos dedicarle el tiempo que este hermoso y bien conservado pueblo se merece.

Puebla de Sanabria está catalogada como población de interés cultural, y es de esos pueblos que te impresionan y donde harías fotos a todo! Precioso.

La villa de Puebla de Sanabria ( para los sanabreses, Puebla es La Villa), es una ciudad medieval que conserva un castillo con ciudadela amurallada en muy buen estado, en este momento está casi todo rehabilitado. Es una ciudad que en los últimos años, ha sufrido una gran conservación por parte de sus vecinos, y donde todo el casco del pueblo está obligado a guardar la estética propia de la zona, es por ello por lo que tiene tantísimo encanto. Eso sí, una advertencia importante, está en lo alto, con lo que todo está en cuesta!

Lo que os recomendamos es recorrer toda la ciudad de Puebla, con sus casonas nobles, la casa del Obispo, sus callejuelas, etc, sin prisas, disfrutando del entorno y de su belleza. Puebla de Sanabria concentra en el espacio del casco histórico edificios singulares como todo el conjunto del Castillo, la Iglesia de San Cayetano, la Iglesia Parroquial, el Ayuntamiento, y decenas de edificios de arquitectura tradicional algunos de ellos blasonados.

Si queréis visitar el Castillo, debéis preguntar en la Oficina de Turismo ( si consiguis subir la cuesta hasta ella en la calle de la Rúa) por los horarios de apertura y así podréis recorrer un auténtico castillo del siglo XV.
En la Plaza Mayor, cerca del Castillo, se encuentra la iglesia parroquial, bajo la advocación de Ntra. Sra. del Azogue, con un fresco supuestamente atribuido a Tiziano de la escuela renacentista veneciana. Se supone que haciendo el camino de Santiago y encontrándose enfermo paró en Puebla y como agradecimiento a los cuidados que le ayudaron, pintó el citado fresco.
Dicha Iglesia Parroquial data posiblemente de la segunda mitad del siglo XII, destacando la torre en el paisaje urbano, que finaliza con una cúpula donde se sujeta la campana del reloj. En el interior, preciosas bóvedas, destacando la central, así como el retablo mayor, un precioso trabajo renacentista del siglo XVI, que destina el espacio central a la Virgen del Azogue, patrona de la Villa, y cuya festividad se celebra el 15 de Agosto. Hay otros retablos, también de estilo barroco, y en uno de ellos se encuentra siempre Nuestra Señora de las Victorias, que aunque no es la patrona de la villa, es a la Virgen que se le tiene más devoción y la que goza de más importantes fiestas.

La historia de las dos imágenes de estas Vírgenes de Puebla de Sanabria es muy curiosa. Así, la Virgen del Azogue, fue encontrada en la leñera de una familia de la villa y luego llevada a la sacristía de la Iglesia, donde irradiaba luz. La Virgen de las Victorias, fue encargada en París a un famoso artesano, por una familia sanabresa. Pero al mismo tiempo, este artesano tenía otro encargo importante para la Iglesia del Buen Suceso, en Madrid, y al finalizar ambos trabajos, llegó la confusión. Aquí, a Puebla de Sanabria, llegó la que debía ir a Madrid, y viceversa, pero nadie quiso cambiar y todos quedaron contentos con su suerte. Es la Virgen que cuenta con gran devoción no solo en la Villa sino en otros muchos pueblos de la comarca.

También, en la parte posterior del castillo debéis visitar la Capilla de San Cayetano, adosada a la iglesia, se construyó en el siglo XVIII. Pequeña capilla barroca, posee una fachada bellamente ornamentada que contrasta con el entorno.

El Ayuntamiento también es un edificio a visitar. Se trata de una sobria edificación en la elevada Plaza Mayor, frente a la iglesia, fachada de la época de los Reyes Católicos, con dos plantas porticadas, en la que destacan dos elegantes torreones a ambos lados.

Un poco más alejado, se encuentra el Monasterio de de San Francisco. Emplazado en un de los populosos barrios de la Villa del cual toma el nombre. Se trata de un vetusto edificio. En su conjunto resulta noble, a pesar de su aspecto modesto.La iglesia aprovecha el lateral meridional, quedando las estancias conventuales hacia el norte, estas se desarrollan alrededor de un pequeño claustro circundado por arcadas.Éste convento estuvo dedicado a S. Bernardino y sus residentes fueron frailes franciscanos. En la actualidad se utiliza como escuela de artes y oficios y locales para Centro de Profesores. La iglesia permanece abierta al culto y sirve de apoyo a la parroquia.

Desde Puebla de Sanabria, bien merece recorrer los 13 kilómetros que le separan del Parque Natural del Lago de Sanabria. Según dicen los entendidos, en el Pleistoceno Superior, hace 100.000 años, un impresionante glaciar con lenguas de hielo de más de 20 kilómetros sirvió de origen al actual Lago de Sanabria. Hoy, sus 368,5 Hectáreas de superficie y una profundidad que alcanza hasta 51 metros, lo convierten en el mayor lago glaciar de la Península Ibérica. También se formaron abundantes circos glaciares que ahora se han convertido en lagunas. Amplios y profundos cañones, estrías glaciares y morrenas.

Queremos recoger aquí, la interesante Leyenda del Lago de Sanabria:
Antiguamente, en el lugar que hoy ocupa el Lago de Sanabria, había un pueblo de nombre Villaverde de Lucerna. Cierto día se presentó en el pueblo un pobre pidiendo limosna (Jesucristo o el Apóstol Santiago), y en todas las casas le cerraron las puertas. Tan sólo se compadecieron de él y lo atendieron unas mujeres que se hallaban cociendo pan en un horno. Pidió allí el pobre, y las mujeres le echaron un trozo de masa al horno que, tanto creció, que a duras penas pudieron sacarlo por la boca del mismo. Al ver aquello, le echaron un segundo trozo de masa, aún más chico, que aumentó mucho más de tamaño, por lo que se hizo preciso sacarlo en pedazos. Entonces le dieron el primero que salió. Cuando el pobre fue socorrido, y para castigar la falta de caridad de aquella villa, les dijo a las mujeres que abandonaran el horno y se subieran para un alto, porque iba a anegar el lugar. Una vez que las mujeres abandonaron Villaverde, dijo el pobre: "Aquí finco mi bastón, aquí nazca un gargallón; aquí finco mi espada, aquí nazca un gargallón de agua". Tan pronto como fueron pronunciadas estas palabras, brotó impetuoso surtidor de la tierra, que en pocos momentos anegó totalmente a Valverde de Lucerna, quedando el lago como hoy se ve. Tan sólo quedó al descubierto una isla, que jamás se cubre en las crecidas y situada exactamente en el lugar que ocupó el horno en que fue socorrido el pobre. Por lo demás, el lago conservó la virtud de que todo aquel que se acercara a él en la madrugada de San Juan y esta en gracia de Dios oiría tocar las campanas de la sumergida Villaverde. Esta leyenda aparece en algunos textos medievales franceses con distintas variantes.

Nosotros hicimos noche en La Posada de la Villa donde también aprovechamos a cenar, un sitio precioso y con mucho encanto.Esperamos que disfrutéis si váis a conocer este bello pueblo y su mágico entorno!

4 comentarios:

Xibeliuss dijo...

Debéis volver y explorar los sitios un poco más escondidos de Sanabria y Carballeda: la Ermita de la Alcubilla, con castaños milenarios, Mombuey y su torre templaria, las cascadas de Sotillo, las portillas de Linarejos, Sta. Cruz de los Cuerragos... Os lo recomiendo fervientemente.
Pd. Se hace un poco dificil leer el texto del blog. A mi se me pierde con el fondo. :-)

ciudadanos del mundo dijo...

Hola Xibeliuss! Antes de nada gracias por visitar nuestro blog y por tu comentario.
Por supuesto que volveremos por esa zona, no te quepa duda, pues nos encanta y ahora que nos has picado la curiosidad aún más... La cascada del Sotillo ya la hemos visitado, de hecho ya tenemos un post sobre ella... qué casualidad! Pero el resto esperamos conocerlo en el futuro.
Sentimos que no veas bien el blog, nosotros no tenemos ningún problema, será por el navegador? Ni idea, pero lo miraremos, gracias!

Xibeliuss dijo...

Si, era problema del navegador. Con Firefox no aparece el recuadro blanco debajo del texto y se pierde con el fondo. Saludos.

JAVIER ADAN dijo...

Muy buen post. Completo y muy interesante.
slds