6 mar. 2009

VII Diaro de nuestro viaje a México: Junio 07

Tras un largo parentésis... por fin, terminamos nuestros relato del Viaje a México.

DIA 12:
Seguiamos en el bus, ya un poco hartos y con dolor ya de culo, pues desde las 15.45h del día anterior íbamos en el bus, menos mal que era muy amplio y que conseguimos dormir un poco.
Antes de llegar a Playa del Carmen, pasamos por Tulum, y por fin la siguiente parada era la nuestra!!! Vaya calor que hacía, era una verdadera pasada! Cogimos un taxi que nos llevó hasta el hotel, aunque el conductor no sabía muy bien dónde era y tuvó que preguntar... Estaba en la 5ª Avenida, que es un paseo peatonal por lo que no nos pudó dejar en la puerta y nos toco andar un poco con nuestros bartulos hasta el hotel.

Allí se notaba mucho la influencia de Estados Unidos. Llegamos al Hotel Azul donde no tenían constancia de nuestra reserva pero no pasó nada porque les quedaban habitaciones, menos mal! Fuimos a nuestra habitación, donde afortunadamente además de ventilador había aire acondicionado, porque el calor que hace ahí es más que exagerado!
Tras una ducha y ponernos más veraniegos, nos fuimos a Tulum. Fuimos en combi y en una hora aproximadamente, llegamos a las ruinas de Tulum. Cuando nos bajamos del combi, nos quedamos alucinados de lo mal señalado que estaba todo... no sabíamos para adonde teníamos que ir! Lo cierto, es que nos pareció que lo tenían muy mal acondicionado y desde donde está la señal hasta que llegas, el camino estaba fatal asfaltado... para ser de las ruinas más turísticas, nos pareció que lo tenían fatal.
Por fin llegamos a la entrada, y tras sacar los pases, fuimos a ver las ruinas. Es en plan parque, y la verdad es que después de todas las ruinas que habíamos visto... estas no tenían nada. Lo que las hace especiales, es el sitio donde están, justo al lado del mar. De un mar de unas aguas de color impresionante... Sólo por ese paisaje, mereció la pena el esfuerzo
Dimos un paseo por las ruinas, que en su día fueron importantes como puerto marítimo y luego fuimos a la playita que está justo al lado de la construcción más importante. El agua tiene un color azul impresionante... todo lo que se diga es poco! Tras un baño en esas prístinas aguas (por la impresión muchos de los turistas sólo van allí a bañarse), decidimos comer en un sitio de la entrada. Se nota que hay mucho estadounidense allí, porque los precios son mucho más altos!

Y después de comer, entramos en un una especie de centro comercial que tenía tiendas de regalos, son un poco cutres, pero bueno los turistas de los complejos si quieren souvenirs tendrá que ser en Chichén Itzá o aquí...

Estábamos hechos polvo! Entre el viaje y el calor... nos pusimos un poco malos. Así que nada de playita, cogimos un combi y directos al hotel a refrescarnos y descansar, eso sí, bien cargados de agua para no deshidratarnos. María con sus migrañas y el calor lo paso fatal...

Tras descansar y echarnos la siesta, sobre las 20h salimos a cenar. En la Quinta Avenida es donde se encuentran todas las tiendas, bares, restaurantes y nuestro hotel. Dimos una vuelta para ver donde nos parecía bien para cenar... todo está pensado para güiris, sobre todo de Estados Unidos.

Al final nos decidimos por uno que era en plan parrillada y que tenía un poco de todo. Nos tocó esperar, pero bueno lo normal. Lo peor era que hacía mucho calor, había mucha gente y encima llego un grupo de supuestos mariachis a cantar... así que cenamos corriendo y para el hotel a descansar.

DIA 13:

Era nuestro último día en México. Como no nos habíamos habituado al calor de allí y lo llevábamos bastante mal, decidimos apurar todo lo posible nuestra salida del hotel
Fuimos a desayunar a un sitio que venía en la guía del Loney Planet de zumos y en que hora. Nos pedimos un super zumo cada uno y un croasant salado, pero nos trajeron un revuelto de huevos con jamón... normalmente somos de la gente que no dice nada y que siempre se calla... pero ahí no, todos se comportan como marqueses, así que nostros también. Como resulta que la carta sólo estaba en inglés, medio discutimos con el camarero que al final se lo llevó, pero luego nos trajó casi seguro que lo mismo pero dentro de un croasant... vaya tipejos! Nada recomendable el sitio!

Tras comprar agua para no deshidratarnos y curiosear un poco por las tiendas, fuimos al hotel donde dejamos las cosas en consigna para no llevarlas a cuestas. Decidimos ir a la playa con la idea de sentarnos en un chiringuito a pasar el tiempo, leyendo o escribiendo, pero no deben llevarse allí porque no había ni uno! Así que de vuelta a la Quinta Avenida, donde paseamos, curioseamos y como teníamos mucho calor, fuimos a comernos un helado sobre todo buscando el aire acondicionado.

De ahí, nos fuimos a un bar que tenían 2x1 en cócteles, para despedirnos de México con una piña colada... que para algo es lo típico y aún no lo habíamos probado! Nos metimos dentro soñando con el aire acondicionado, pero nuestro gozo en un pozo porque no había... menos mal que estaban buenísimas!

Y tras saborear lo típico de las pelis, nos fuimos al hotel a coger nuestras cosas para ir a la estación de autobuses. Fuimos andando, ya que está en la misma Avenida... lo malo era el calor, que parecía que te ibas deshaciendo...

Lo mejor es que el bus nos llevó directos hasta el aeropuerto, aunque menos mal que decidimos cogerlo con tiempo, porque tarda más de una hora en llegar. Lo que no nos pareció muy bien, es que te dejen en una terminal y no te avisen de que hay varias y separadas entre sí. Cuando nos enteramos de cual es nuestra terminal, preguntamos cómo ir y nos dijeron que había una furgoneta que te lleva hasta allí y que es gratis.

Facturamos y a la hora de pasar dentro, había dos señoritas cobrando la visa de salida (aunque sin sellarte ni nada)... 50€ cada uno, vaya pasta! Dentro las tiendas y restaurantes que había eran una pasada, tenían de todo! Hasta una tienda de harley´davidson!

Como no habíamos comido nada y con Air Europa no te dan apenas nada, aprovechamos a comer en un restaurante donde las chicas iban vestidas en plan de hawaiana. Nos pedimos unas hamburguesas pero tenían un poco de todo. Lo que nos dejó alucinados, es que a nuestro lados se sentaron dos señores españoles (por las pintas de dinero) y por las pintas y lo que oíamos le estaban proponiendo algo un poco raro a las chicas... qué asco! podrían ser sus hijas!
Embarcamos a la hora prevista, y eramos un poco los raros, todos súper morenitos y todas las mujeres con trenzitas y pulseras de los hoteles... salvo nosotros claro. Menos mal que habíamos comido algo... porque hasta que nos trajeron algo, pasaron horas!
Llegamos una hora antes de lo previsto, a las 12h en España , no se nos hizó muy pesado el viaje... Lo peor es que tardamos casi una hora esperando las maletas... pero bueno todo fue bien y el viaje fue una pasada!

No hay comentarios: