14 mar. 2008

Diario de nuestro Viaje a México, Jun 07

México... era uno de los sitios con los que siempre habíamos soñado conocer. María siempre había pensado que no podía morir sin conocerlo... aunque bueno ahora sueña conocer con mil lugares más...

El viaje lo preparamos casi todo por internet. Reservamos los sitios donde alojarnos desde España mediante e-mail, y organizamos la ruta y los autobuses también gracias a esta útil herramienta. El vuelo lo sacamos a través de agencia de viajes, ya que nos salía más barato que comprándolo por nuestra cuenta. Lamentablemente para nosotros, el vuelo fue con Air Europa, esperábamos y deseábamos que en esta ocasión no tuviesemos tantos problemas como cuando fuimos a Perú...


DIA 1:

Nuestro día de partida no fue ni mucho menos el ideal, ya que salimos un domingo y el sábado anterior tuvimos una boda, con lo que el cansancio y el mal cuerpo nos acompañaron todo el tiempo, pero en parte al estar tan cansados dormitamos mucho en el avión, con lo que el viaje se nos hizó más corto.

Salimos desde Madrid, por lo que hasta Barajas llegamos en metro (importante!!! ahora para salir del metro al aeropuerto hay que sacar un ticket especial allí para poder salir, cuesta 1€ y será una especie de tasa por el uso del aeropuerto). Tras recorrernos medio aeropuerto, llegamos a la T1 que es de donde salen casi todos los vuelos internacionales y de donde partía el nuestro.

Para nuestro pesar, descubrimos que la cola donde teníamos que ponernos era una de las más saturadas, así que a esperar. Tras 1h y media de espera, conseguimos facturar, y de nuevo a hacer cola para poder pasar dentro, menos mal que ésta fue mucho más rápida.

Cuando embarcamos, nuestra desconfianza hacia Air Europa se confirma, estando ya todos sentados en el avión, se comunica que hay una pieza rota y que hay que arreglarla antes de despegar... así que una hora esperando con un calor insoportable!

Al traernos los papeles para las aduanas, nos equivocamos en una casilla y para nuestra sorpresa al pedirle a la azafata uno nuevo, nos comenta con tiene más. Qué previsores! Lo cierto es que en el avión apenas nos dieron nada, una comida escasa, una especie de merienda, y una especie de desayuno, si querías algo más lo tenías que comprar...

Cuando por fin, nos dicen que ya vamos a aterrizar en Cancún, qué alegría! Lo que se veía desde el avión era una llanura total, con árboles y unas carreteras rectísimas. Antes de salir del avión, nos tocó rellenar el papel de aduanas, si no nos dejaban.

Tras pasar los controles de aduanas, para nuestra grata sorpresa, nuestras mochilas son de las primeras en salir, pero antes de salir fuera, nos tocó pulsar el botón de seguridad que determina si te registran o no... se pusó verde, así que sin problemas (el sistema es igual que el de Lima).

Al principio, intentamos buscar el autobús que nos llevaría al centro, pero como estábamos muertos y hacía mucho calor, al final cogimos un taxi que nos llevó directos al hostal pro 530 pesos (para nosotros que nos timaron, pero bueno).

Cancún, nos pareció una ciudad muy rara, como cada cosa por un lado. Al fin, llegamos al hostal Haifa. No era un lugar muy bonito ni con grandes lujos, pero estaba limpio, teníamos aire acondicionado (indispensable) y baño propio, así que suficiente.

El de recepción era un señor muy agradable, quien tras refrescarnos, nos indicó cómo llegar a la estación de autobuses hacia donde nos encaminamos para comprar nuestro billete hacia Chichen Itzá. Hacía un bochorno insportable y eso que era ya casi de noche! Al final, compramos el billete para Chichen Itzá y para Mérida.

Y de vuelta al hotel, que necesitábamos urgentemente descansar!


DIA 2:

Se notaba que estábamos muy muy cansados, porque descansamos del tirón. Tras desayunar en el hotel y recoger nuestras cosas, directos a la estación de autobuses.

Qué diferente nos pareció todo al verlo de día! Las calles nos recordaron un poco a las de Thailandia, en el aspecto que daba la sensación que sólo estaban pensadas para los coche, no para pasear. A las 8.30 es cuando abren las tiendas, así que aprovechamos para llamar a la familia.

En la estación, se estaba fenomenal con el aire acondicionado, por lo que aunque nos tocó esperar al bus, no nos molestó mucho. Al final llegó el bus, y lo que nos pareció muy buena idea, es que cuando montábamos en el autocar, al dejar la mochila te daban un papel como en los aviones.

El viaje en bus de Cancún pueblo a Chichén Itza duró aproximadamente unas 3h, lógico ya que salir de Cancún lleva su tiempo... La mayoría del viaje es por autopistas, en el peaje había un control de la policía, si bien parecía más del ejército y daba un poco de mal rollo al estar todos con sus armas a punto, pero bueno. Por lo demás, el viaje se nos hizó un poco tedioso al ser siempre igual el paisaje, con árboles y de vez en cuando algún camino que no se sabía a dónde iba.

Nada más llegar a Chichén Itza, lo primero que se ve es el edificio de entrada. En él, hay un mercado de artesanía, baños, restaurantes, consigna y las taquillas. En nuestro caso, lo primero que hicimos fue dejar el equipaje en consigna y sacar las entradas (una pulserita), y directos para adentro, a contemplar estas ruinas que han sido declaradas Patrimonio de la Unesco.

Mapa de los restos arqueológicos:
1.-Cenote Sagrado
2.-Templo del Hombre con Barba
3.-Juego de Pelota
4.-Tzompantli
5.-Plataforma de Venus
6.-Templo de los Guerreros
7.-El Castillo
8.-Grupo de las Mil Columnas
9.-El Mercado
10-Entrada, Museo, Cafeteria
11.-El Osario
12.-Cenote Xtoloc
13.-Templo del Venado
14.-La Casa Roja
15.- El Caracol Observatorio
16.-Casa de las Monjas
17.-La iglesia
18.-Casa de la Escritura





Qué sensación más rara! Para María era uno de sus grandes sueños el conocer estas ruinas y en nada se haría realidad!

Según entras, ves una explanada y en medio de forma majestuosa, la Pirámide de Kukulcán o el Castillo. Es una pirámide escalonada, que es un calendario. Actualmente ha sido elegida como una de las nuevas 7 maravillas del mundo.

Nos parece simplemente preciosa, es muy grande, y sin embargo, da sensación de ligereza, de equilibrio y proporción, simplemente perfecta!

Cuando nosotros fuimos, ya no dejaban subir, lo cual por un lado mejor porque por amigos y familiares que habían subido, temíamos la bajada! Lo que nos resultó muy curioso es oír como rebotan en ella las palmadas, probarlo, es algo muy curioso.

A la izquierda de la Pirámide, está el Gran Juego de Pelota que debía estar todo recubierto de piedras talladas con grabados alusivos al juego. A nosotros nos pareció que tenía que ser muy complicado lo de meter la pelota con un aro en vertical, si se jugase aún, fijo que nosotros perderíamos!


Desde ahí, fuimos a ver la Plataforma de los Cráneos que estaba toda recubierta de grabados de cráneos y de águilas que devoran corazones de humanos. De ahí a la Plataforma de las Aguilas y de los Jaguares, y desde allí por el "saché" o calzada, al Cenote Sagrado. Casi no se ve hasta que no estás encima y tiene mucha vegetación alrededor. Sentados a la sombra que lo rodea, aprovechamos a refrescarnos un poco antes de seguir con nuestra visita, hacía muchísimo calor!

Rodeando el Castillo, fuimos a ver el Templo de las Grandes Mesas que estaba muy mal conservado, y después el Templo de los Guerreros, donde ya tampoco dejaban subir, y el Grupo de las Mil Columnas. Por esa zona se estaba mejor, ya no había tanto turista y al estar entre los árboles no hacía tanto calor. Al final se halla el Mercado.

Por medio de los árboles, llegamos al Cenote Xtoloc que estaba prácticamente tapado por la vegetación y casi no se veía el agua. Y de ahí, fuimos hacia la última zona que nos quedaba por ver de estas ruinas, por esa zona ya se empezaban a ver de nuevo más turistas.

El Caracol es un observatorio que arriba tiene una forma circular, por eso los españoles le llamaron así. Ahí si te dejaban subir, para bajar la verdad es que si que daba un poco de vértigo pero bueno, merece la pena subir para ver las vistas y de cerca el edificio.










Justo al lado, están la Iglesia y el Edificio de las Monjas, el último se llama así porque como tiene muchas habitaciones y celosías, a los españoles les recordó a un convento. La Iglesia es muy bonita y tiene unos adornos en piedra que son increíbles.


Y de ahí nos fuimos al edificio de acceso, donde aprovechamos a comer en uno de sus restaurantes unos burritos, que estaban bastante buenos. Mientras comemos, había un grupo de baile tradicional, primero bailaron uno dando zapatazos y luego otro baile con una bandeja y una cerveza en la cabeza, fue curioso.

Después de comer, dimos una vuelta por los puestecillos para hacer tiempo. Tras pasear y descansar un rato, salimos a la parada del bus por si acaso. Vaya calor! Menos mal que había un árbol dando sombra. A las 17h llegó el bus que nos llevaría a Mérida, así dijimos adiós a uno de los lugares con más magia que hemos visto y que nos encantó.

El camino a Mérida es muy monótono también, menos mal que nos pusieron una película para pasar el rato.

La primera impresión de lo que vimos en Mérida fue que era una ciudad un poco rara, sin apenas aceras para caminar, las casas en general de una sola planta y con porche en la entrada donde metían los coches, y con números en las calles en lugar de nombres.

De la estación a nuesto alojamiento cogimos un taxi por 30 pesos, en esta ciudad también hacía muchísimo calor! Nuestro hostal es el Nómadas que ya habíamos reservado por internet con una señal por anticipado. Al llegar nos tocó pagar lo que nos quedaba, más 100 pesos de fianza por la llave de la habitación. El chico de recepción fue muy amable y nos facilitó un mapa de Mérida, el horario de los autobuses y una serie de rutas por si querías hacerlas.

La habitación está en un patio común, es bastante básica, pero para el precio estaba bien, limpia y con baño propio. Tras relajarnos un poco, decidimos que para el día siguiente haríamos la Ruta Puuc. Salimos para apuntarnos, pero nos indicaron que no lo hacían ellos, sino que es de la agencia de autobuses ADO, así que ni cortos ni perezosos, nos fuimos a buscar la estación para comprar el billete.

De camino a la estación, pasamos por el Zócalo y algunas calles del centro. Nos hicimos un pequeño lío y fuimos a una estación de ADO que no era, pero ya que estábamos allí, aprovechamos a comprar los billetes para Campeche. Volviendo sobre nuestros pasos, fuimos a la otra estación donde ya compramos los billetes para la Ruta Puuc.

En la Plaza Mayor había mucha gente esperando, luego nos enteramos que había un espectáculo de bailes tradicionales. Cenamos en un restaurante que estaba muy cerca de la Plaza Mayor y que se llamaba "La parrilla", la decoración era muy curiosa y los camareros muy graciosos y amables, muy recomendable el sitio. El camarero que nos atendió era muy simpático, y nos trajó los típicos gorros mexicanos y un rifle para que nos hicieramos la típica foto, muy majete!

Nos pedimos para cenar una ensalada césar para compartir, una hamburguesa de pollo y unas fajitas mayas, y para beber unas cervezas, y eran enormes! Todo estaba muy bueno. Para terminar, María se pidió un daikiri de fresa muy rico y Alberto un café de maya, que para hacérselo fue todo un espectáculo (pedirlo merece la pena!). Para hacerlo, primero pasan por la copa un rodaja de lima con azúcar, después por fuego para que se haga como caramelo, luego queman licor de café, echan el café, azúcar moreno, queman un licor típico de la zona similar al anís y para rematarlo echan una bola de helado de vainilla... muy bueno!

Y tras una cena tan buena y divertida, nos fuimos para el hostal a refrescarnos y descansar... vaya calor! Es totalmente imprescindible el aire acondicionado o un ventilador para poder dormir!!!


DIA 3:

Nos levantamos temprano porque la excursión a la Ruta Puuc salía de la estación a las 8h, así que tras un desayuno ligero en el hostal (bastante justo), nos fuimos directos a la estación por la calle 62.

Tras comprar agua, sale el bus con un poco de retraso. Súper importante! Llevar calzado bueno, a nosotros nos pasó bastante factura y de hecho después tuvimos que comprarnos unas zapatillas porque teníamos machacados los pies!

El autocar no hizó exactamente la misma ruta que nos habían dado, y lo primero que visitamos es Xlapak que son las ruinas menos importantes de la ruta. Para entrar no tuvimos que pagar nada, lo que allí queda es un palacio pequeño y semi derruido. Ahí ya se apreciaba otro tipo de arquitectura que es la Puuc o serrana, es más repujada, con más adornos que la de Chichen Itzá. Paseamos por el bosque para ver otras ruinas aún más deterioradas.


Desde allí partimos hacia Sayil, se llega rápido, en unos 5 minutos. En estas ruinas nos tocó pagar 34 pesos por entrar. Lo más importante aquí es un Palacio de unas dimensiones mucho mayores que las de Xlapak y mucho mejor conservado. Es muy bonito, decorado con columnas y mascarones del dios Chac.

Caminando ya entre los árboles, había una pirámide en muy mal estado, y al final del camino una estela en piedra que representa al Dios de la Fecundidad con un gran falo. Volvemos a buen paso al bus, que ya nos esperaba para llevarnos a la próxima parada.

Kabah es una de los restos arqueológicos más importantes de la zona, pagamos otros 34 pesos por entrar y así pudimos ver las magníficas ruinas de estilo Puuc. Las ruinas se ven ya desde la carretera y son impresionantes!

Tras pasar por una pradera, se llega al Palacio y junto a él está la Pirámide de los Mascarones, cuya fachada está cubierta con mascarones del dios Chac y justo detrás de ésta, se hallan los atlantes de especial interés porque son pocas las figuras de bulto redondo representadas por la cultura maya.

Cruzando la carretera, hay más ruinas. La Gran Pirámide que apenas se podía ver, al estar totalmente recubierta por la vegetación y a que se encontraba en muy mal estado. Unos pasos más adelante hay un Arco que se cree pertenecía a un saché o calzada ceremonial. Y las ruinas del Templo de las Columnas, si bien hasta allí no llegamos porque parecía que estaban un poco lejos y el bus nos estaba ya esperando.

Desde allí, llegamos rápidamente a Uxmal que son los restos más importantes de estilo Puuc y de la zona. Tras pagar 95 pesos y ponernos la pulserita-entrada, empezamos con nuestra visita.

Mapa del sitio:


Para empezar, ascendemos para llegar al Templo del Adivino. Se trata de una espectácular pirámide de 39m de altura, que realmente impresiona.

Y de ahí fuimos al Cuadrángulo de las Monjas que es increíble. La nariz nariguda del dios Chac (dios de la lluvia) aparece por todos los lados, las fachadas están muy labradas, con figuras de serpientes emplumadas (kukulcan)... precioso.










Desde ahí, descendimos al Juego de Pelota que es mucho más pequeño que el de Chichen Itzá y más deteriorado. Y subiendo, llegamos al Palacio del Gobernador que tiene una espléndida fachada, labrada con motivos geométricos y mascarones del dios Chac.

Pasamos al lado de la Casa de las Tortugas, este animal era sagrado para los mayas, ya que las tortugas también sufrían las sequías como los hombres. Se llama así este edificio, porque el friso esta todo decorado con tortugas.

Siguiendo nuestra ruta, llegamos a la Gran Pirámide que estaba restaurada, pero sólo por su cara norte. Nosotros no la subimos porque estábamos un poco cansados, pero sentados desde allí, pudimos admirar el llamado Casa de las Palomas que se llama así porque a los españoles les recordó un palomar cuando lo vieron, si bien aún no se sabe muy bien la función de este edificio.



Ya era casi la hora de volver al bus, así que nos dirigimos a la entrada donde visitamos un pequeño museo. Y de vuelta a Mérida.

Lo primero que hicimos al llegar a Mérida fue comprarnos unas deportivas porque teníamos los pies destrozados de tanto andar (se nos habían olvidado en España). Ya con los pies mejor, buscamos un sitio donde comer. Entramos en el "Café la Habana" donde nos comimos unos sandwich 2x1 muy ricos.

Estábamos muy cansados de tanto andar y por el calor que hacía, así que decidimos ir al hostal a refrescarnos y donde nos quedamos dormidos. Sólo salimos para comprar agua y algo ligero para comer, estábamos rendidos por el día... eso sí, Uxmal nos pareció una pasada!
CONTINUARÁ....

Web útiles:
- Autobuses ADO: www.ado.com.mx/
- Cañón del Sumidero: http://www.sumidero.com/

No hay comentarios: