27 may. 2008

Visitando Valladolid I

Desde hace tiempo, y más a raíz de nuestro viaje a Nápoles y conocer el libro de viajes que llevamos (la guía Hertes), pensamos que sería bonito y quizás útil para todo el que venga a visitar Valladolid, idear una pequeña guía sobre la ciudad. Quizás también así, se anime más gente a visitarnos así como a visitar la ciudad!
No pretende ser una guía como tal, sino un posible itinerario que sería el que realizasemos cuando vienen amigos a vernos y conocer la ciudad. Ojala sea útil para alguien y que consiga animar a todo aquel que no conoce esta ciudad tan cercana a Madrid (ahora con el AVE más).
Para empezar, en este post intentaremos plasmar un poco de historia para conocer la ciudad.
Una hipótesis explica el nombre de Valladolid a partir de un topónimo de origen celtorromano: valle tolitum, es decir "valle de aguas", lo cual permite suponer la existencia de una villa durante la romanización que también sobrevivió a la dominación visigoda, si bien con la invasión musulmana quedó casi desierta.
Durante la Reconquista empezó a repoblarse y Alfonso VI (siglo XI) concede en 1072 al Conde D. Pedro Ansúrez el señorío de la villa de Valladolid, que sus herederos, los Condes de Urgel, conservarían hasta el 1208. Este conde fue verdaderamente el impulsor de su desarrollo: su propio palacio, la Colegiata y la iglesia de la Antigua, son muestras, aunque muy transformadas, de su esfuerzo por engrandecerla. De ahí el homenaje permanente que Valladolid dedica a quien considera su fundador.
A partir de esa época, la población continúa creciendo y va siendo escenario de Cortes y Concilios. Los nobles eligen la villa para construir sus palacios y contribuyen así a hacerla más atractiva. Aquí se produjó la coronación de doña Berenguela y lo que sería el germen de la actual universidad empieza a funcionar en el siglo XIII. Más tarde, doña María de Molina, reina regente, fija su residencia en la villa, hecho que supuso ser la Capital del Reino hasta que Felipe II se llevó la capital a Madrid, si bien antes le daría el título de ciudad. Es cuna de reyes y lugar escogido para bodas reales como la de los Reyes Católicos.
Valladolid fue también el centro del movimiento de los Comuneros de Castilla, hasta su derrota en Villalar, en el año 1521 el 23 de Abril, día que pasará a ser el día de la Fiesta de la Comunidad de Castilla y León.
Por primera vez en España se diseña una plaza Mayor de disposición regular que servirá de ejemplo para otras construcciones posteriores. Tras haber sido encumbrada a capital de España de 1601 a 1606, Valladolid irá perdiendo paulatinamente importancia hasta el siglo XIX, en el que nuevas obras dan origen a un hermoso jardín (Campo Grande) y se construyen los ensanches de Recoletos y Miguel Íscar. El siglo XVII está marcado por la decadencia en todos los aspectos.
Los comienzos del s. XIX estarán marcados por la Guerra de la Independencia. Valladolid es una ciudad de gran importancia estratégica, y asimismo conserva un destacado papel administrativo, por lo que se convierte en objetivo para los franceses, quienes tratan de apoderarse de ella, y pasan a controlarla militarmente tras la batalla de Cabezón. A partir de 1813 son expulsados y Valladolid se ve marcada por los sucesivos vaivenes políticos (Trienio Liberal, Restauración...), sucediéndose los cambios de gobierno. A pesar de la fuerte presencia del conservadurismo en la vida local, un grupo social más dinámico, la denominada burguesía harinera, empieza a hacerse notar y se reafirmará con la Restauración. La base del despliegue económico está en la revolución de los transportes, con el Canal de Castilla y la llegada del ferrocarril a la ciudad, que impulsarán fuertemente el comercio y desarrollarán la industria local (harineras).

El s. XX se inicia en Valladolid con una coalición de republicanos, unionistas y liberales, donde las élites políticas controlan sin problemas la gestión ciudadana. Hasta la Dictadura de Primo de Rivera, los alcaldes son designados por el poder central, y reflejan la inestabilidad imperante. Tras el golpe militar de 1923 se disuelve el Ayuntamiento, siendo destituido el alcalde constitucional, y a partir de 1924 entra en vigor el Estatuto Municipal, quedando Ayuntamiento y Diputación en manos de la arbitrariedad del gobierno. Con la 2ª República (1931-1936) se celebran elecciones municipales y se constituye un Ayuntamiento.
Al declararse la Guerra Civil, Valladolid opta por el bando nacionalista. El Ayuntamiento queda convertido en una comisión gestora, y la ciudad estará controlada por el ejército y las fuerzas de orden público, comenzando una persecución de todos aquellos simpatizantes con la izquierda. Posteriormente será sede del gobierno general y alto tribunal de justicia militar. Con el final del conflicto comienzan a manifestarse las dificultades de la postguerra (falta de viviendas, racionamientos...).
Con la apertura del régimen al exterior a finales de los años 50, se produce una mejora en el aspecto económico, finalizando el racionamiento. En la ciudad se produce una profunda transformación socioeconómica, acelerándose el paso de una sociedad rural y agraria a otra urbana e industrial.
Tras la muerte de Franco se inicia un periodo de transición marcado por la convocatoria de elecciones, para lo cual debía producirse la legalización de los partidos políticos. En Valladolid triunfan siempre los socialistas. Tras las primeras elecciones se constituyen dos asambleas regionales en Villalar (socialistas) y Monzón (UCD), y se constituye también la Asamblea del Plenario de Parlamentarios, con la finalidad de obtener el decreto de preautonomía para Castilla y León. Se aprueba el 13 de junio de 1978 con un ámbito territorial que comprendía Cantabria y La Rioja. El 7 de junio de 1981 la Asamblea de parlamentarios y diputados provinciales aprobó en Salamanca el proyecto de Estatuto remitido al Congreso y al Senado, y se le dio luz verde en 1983. Las sedes de la Cortes y de la Junta de Castilla y León se fijan en Valladolid, y el Tribunal de Justicia en Burgos.
En la actualidad, con una población de más de 350.000 habitantes, Valladolid se ha fortalecido como capital regional y se ha convertido en una ciudad moderna y acogedora en continuo desarrollo urbanístico.

No hay comentarios: