12 ene. 2009

Qué sabemos de Afganistán?

Tras haber dejado un poco de lado el blog por todo el lío de las Navidades... empezamos el año, recuperando nuestra curiosidad por conocer los países que componen nuestro mundo. En esta ocasión, haremos escala en Afganistán, país del que tristemente solemos oír hablar casi todos los días en las noticias... pero realmente sabemos de él?

Afganistán, oficialmente República Islámica de Afganistán o Estado Islámico de Transición de Afganistán es un país sin salida al mar ubicado en el corazón de Asia. Considerado generalmente como parte de Asia Central, está a veces agrupado dentro de un bloque regional entre el Subcontinente Indio o el Medio Oriente, como una entidad religiosa, etno-lingüística y geográfica relacionado con la mayoría de sus vecinos. Limita con Pakistán al sur y el este, Irán al oeste, Turkmenistán, Uzbekistán, y Tayikistán al norte, y la República Popular China al noreste a través del corredor de Wakhan.
En los últimos años las guerras y los conflictos se han sucedido en el país. En 1978 se instaló un gobierno comunista, pero el fuerte hostigamiento de la guerrilla islámica provocó la intervención del ejército soviético en apoyo del gobierno marxista. En el contexto de la Guerra Fría, la guerrilla fundamentalista islámica fue apoyada por Estados Unidos, Arabia Saudita, Pakistán y otras naciones musulmanas. El conflicto armado duró nueve años hasta 1989. Luego se reanudó la guerra civil y en 1996 los talibanes impusieron su régimen basado en la Sharia. En 2001 los Estados Unidos, ayudados por una coalición internacional, como reacción a los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y respondiendo a una política de persecución del grupo Al Qaeda en la región por parte del Gobierno Norteamericano, derribó el régimen talibán, autorizando el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas la creación de una fuerza internacional para ayudar al gobierno del Presidente Hamid Karzai, pero no han conseguido estabilizar el país, que se encuentra inmerso en una guerra constante.

DATOS GENERALES:
- Capital: Kabul (tiene una población de 3.120.963, siendo la más poblada del país)
- Idiomas oficiales: pashto, dari (persa) y uzbeko
- Forma de gobierno: República Islámica / presidencialista
- Presidente: Hamid Karzai
- Se independizó del Reino Unido en 1919
- Superficie 652.225 km2
- Población: 28.717.700 h
- Densidad: 43 hab/km2
- Moneda: afgani (Af, AFN)=100 puls
- Gentilicio: Afgano, -a
- Miembro de: ONU, OCE
- Está administrativamente dividido en 34 provincias (velayat), las cuales se subdividen en distritos.

Un poco de HISTORIA:

Llamada en la antigüedad Ariana, el territorio de la actual Afganistán formó parte del Imperio persa Aqueménida, del reino helenístico de Bactriana y del Imperio Kushan. Después el país abrazó el budismo como religión, pero se convirtió al Islam más tarde con la llegada de los árabes.
A lo largo de los siglos IX y X la zona occidental del país, integrante de la región histórica de Jorasán, formó parte de un Irán cada vez más independiente de los califas de Bagdad, bajo las dinastías Tahirí, Saffarí y Samaní. Es la época del esplendor Islámico en la economía y en la cultura, que en todo el Irán Histórico, desde Bagdad hasta Samarcanda, dará lugar a numerosas capitales prósperas y muy pobladas por las que transcurría la Ruta de la Seda, así como a numerosas figuras como Avicena y Algazel en filosofía, Al-Razi y Al-Nafis en medicina, Al-Khwarizmi y Al-Biruni en matemáticas, Omar Khayyam y Firdusi en literatura, Al-Jazari en ingeniería, etc., aunque casi todos ellos se dedicaban a múltiples disciplinas, con una erudición extraordinaria. En el año 977 Sebük Tegin, un vasallo de los Samaníes, se estableció como gobernador en la región, dando origen a la dinastía Gaznawí, y su sucesor Mamud se independizó y estableció un gran imperio con base en Gazna, extendiéndose por Jorasán, Afganistán y el noroeste de la India, realizando más de 50 expediciones de conquista y saqueo sobre ésta última, y dando origen a un período de gran esplendor económico y cultural en la capital Gazna. Posteriormente, con la llegada de los turcos selyúcidas, se produce la pérdida del Jorasán. En el siglo XII la dinastía de los Gaznawies es sustituida por la de los Guríes y a principios del siglo XIII por la de los Shas de Jorezm.
En 1220 comienza la etapa afgana de las invasiones del Imperio Mongol, que arrasan numerosas ciudades y destrozan a la población y la economía de la región, tras lo cual se produce una creciente nomadización de la Persia histórica, incluyendo Afganistán. Como consecuencia de dichas invasiones, se establece en estas tierras el dominio de los mongoles de Chagatai. A finales del siglo XIV Tamerlán conquista el país, ejerciendo un dominio que se prolongará precariamente hasta mediados del siglo siguiente, con continuas luchas entre sus sucesores.
El establecimiento de actual Estado de Afganistán se produce en 1747.
A partir de 1837 empieza la influencia británica en Afganistán. El 19 de agosto de 1919, durante la Guerra Anglo-Afgana, el país obtuvo su independencia del Reino Unido.
En 1973 un golpe de estado derribó la monarquía y proclamó la república. Cinco años más tarde se instaló un gobierno comunista, pero la actividad de la guerrilla islámica provocó la intervención Soviética que sólo terminaría en 1989 gracias a influencias externas. Entonces se reanudó la guerra civil y en 1996 los talibán entraron en Kabul e impusieron un régimen basado en la Sharia. En 2001 tras los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos, una coalición internacional invadió el país y derribó el régimen talibán.
En diciembre de 2001, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorizó la creación de una fuerza compuesta por tropas de la OTAN, que asistió al gobierno del Presidente Hamid Karzai a establecer la dirección de autoridad de la nación.
En la actualidad ni los esfuerzos de la OTAN ni las tímidas acciones del gobierno de Karzai han conseguido estabilizar el país, que se encuentra inmerso desde el comienzo de la invasión por parte de la coalición militar liderada por los Estados Unidos en una situación de guerra constante.

La situación política de Afganistán es compleja y confusa. Más de dos años después del derrocamiento del régimen talibán a raíz de la intervención en el país de la coalición liderada por los Estados Unidos, en muchos aspectos Afganistán es un estado tan sólo nominalmente.
El Presidente Hamid Karzai gobierna la capital y no mucho más del resto del país, que continúa siendo muy inestable. Existen aún focos de talibanes que podrían resurgir y una serie de caudillos locales que buscan mantener e incrementar su poder regional.
Las Naciones Unidas y otras organizaciones desempeñan un papel crucial en la reconstrucción del país. De cualquier modo, es muy difícil predecir qué va a ser del mismo a largo plazo.

Geografía:

Afganistán posee una superficie de 647.947 kilómetros cuadrados, de los cuales aproximadamente el 75% es terreno de montañas. De hecho, las poco pobladas tierras altas centrales conforman la mayor parte del Hindu Kush o Hindu Qûh, la principal cadena montañosa del país y la segunda más alta del mundo, con varios picos por encima de los 6.400 metros en su extremo oriental. En la región noreste existe una importante actividad sísmica que con frecuencia causa cientos de muertes. El clima puede catalogarse como continental extremo, con escasas precipitaciones. Una buena parte del territorio es desértico o semidesértico, excepto unos cuantos valles fértiles muy poblados, como el de Herat, al noroeste. La red fluvial es de tipo endorreico, siendo los ríos más importantes el Amu-Darya (que es el cuasi mítico Oxus), el Helmand y el Käbol.
Con una alta tasa de ruralidad, la población del país es de 26.508.694 personas, cuya esperanza de vida es de 47,3 años. El principal grupo étnico es el de los pastunes o patanes, seguido de los tayikos, todos ellos indoeuropeos iranios. También existen grupos turco-tártaros. Afganistán es muy pobre; de hecho, en 1995 ocupó el puesto 192º entre 192 en el ranking de países según el consumo de calorías de su población. Miles de personas carecen de alimentos, vivienda y asistencia sanitaria. Entre 1979 y 2000 una tercera parte de su población abandonó el territorio, huyendo de la guerra, estimándose que son cerca de seis millones los refugiados afganos establecidos en Pakistán e Irán, quienes poco a poco han regresado a Afganistán.

A nivel económico, Afganistán es un país extremadamente pobre, con una alta dependencia en la agricultura, pues la mayor parte de la población (61%) trabaja en el sector agrícola cultivando cereales, frutales, frutos secos y algodón. La mayoría de la agricultura se realiza en las llanuras del norte, cerca de las fronteras con Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán. También hay importantes rebaños de ovejas "karakul", así como artesanía de alfombras. Posee importantes reservas de gas natural explotadas a baja escala por empresas de capital estadounidense y una industria (textiles, alimentos) de incipiente desarrollo. En general, la economía afgana tiene muy bajo desarrollo debido a la situación de guerra permanente, a la falta de un gobierno central efectivo y a la fragmentación de la sociedad en grupos tribales.
La economía ha sufrido bastante debido a agitaciones políticas y militares, así como también debido a una sequía severa que ha añadido dificultades al país entre 1998-2001. La mayoría de la población sufre de insuficiencia de comida, vestido, vivienda, atención médica y otros problemas, todo esto empeorado por operaciones militares e incertidumbre política. La inflación constituye un serio problema. Luego de la guerra contra la coalición liderada por los Estados Unidos que provocó el derrocamiento del régimen Talibán en noviembre de 2001, muchos de los agricultores han cambiado sus cultivos por paga en efectivo en vez de cultivar alimentos para consumo interno. Un ejemplo notable es el cultivo de opio el cual se ha incrementado grandemente durante la última década: Afganistán se ha convertido en el primer proveedor ilegal de opio en el mundo.
A pesar de la labor de la comunidad internacional y el gobierno de Karzai, la dependencia del opio sigue en aumento. Según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en el año 2006 el cultivo de amapola creció un 59 por ciento. La producción del opio creció un 49 por ciento.
Esfuerzos internacionales para la reconstrucción de Afganistán llevaron a la creación de la Autoridad Interina de Afganistán, como resultado del Acuerdo de Bonn (2001). En enero de 2002, en la Conferencia en Tokyo de Donantes para la Reconstrucción de Afganistán, se recolectaron unos 4.500 millones de dólares, que serían administrados por el Banco Mundial. Las áreas prioritarias para la reconstrucción incluyen instalaciones sanitarias, para educación y salud, mejora del sector agrícola, así como también carreteras, energía y telecomunicaciones. Dos tercios de la población viven con menos de dos dólares al día.

Demografía: En 2007, Afganistán tenía una población de 31.889.000 habitantes. La esperanza de vida es de 43 años. El 36% de la población esta alfabetizada. El promedio de hijos por mujer es de 6.64, una de las tasas más elevadas del mundo, lo cual está provocando un crecimiento poblacional nunca visto en la historia del país.
Afganistán es un país multicultural, y una encrucijada entre el este y el oeste. También fue un antiguo punto de encuentro del comercio y migración. A lo largo de la historia, la región de la moderna Afganistán fue invadida por varios pueblos, que incluyen los persas, griegos, árabes, turcos, mongoles, británicos, soviéticos y por la coalición liderada por EE. UU. en 2001.
La población de Afganistán está dividida en un gran número de grupos étnicos. Como no se ha llevado a cabo un censo sistemático en el país últimamente, no hay disponibles cifras exactas del tamaño y composición de los variados grupos étnicos.
Los idiomas oficiales de Afganistán son el persa afgano o dari 50%, el patán (en inglés pashtún) 35%, el tayiko 25% a 35%. Otras lenguas incluyen idiomas turcos (principalmente hazara 9 a 19%, uzbeko 12% y turcomano o turkmeno 8%) 11%, así como 30 lenguas menores. El bilingüismo es común, y esta es una de las razones por las cuales los porcentajes resultan variables.
Religiosamente, los afganos son predominantemente musulmanes (aproximadamente 80% sunníes y 19% chiíes). Hay también minorías hindú y sij. Una minoría judía milenaria se ha reducido a un permanente individual hace algunos años. Muchos de estos huyeron durante la guerra civil en los años noventa hacia los países vecinos y a Europa y América. Con la caída de los talibanes, un número de sijs han retornado a la provincia de Ghazni de Afganistán.
Cultura: Afganistán cuenta con una compleja historia, que ha quedado reflejada en sus actuales civilizaciones, lenguajes y monumentos. Los afganos se muestran orgullosos de su país, su linaje y soberanía. Históricamente han sido un "clan bélico", que ha mantenido querellas durante distintas épocas, siendo la guerra una de sus principales ocupaciones desde tiempos inmemoriales. Esta condición ha hecho difícil a los invasores conquistar la región.
Así también, la cultura de Afganistán ha sido enormemente influenciada por el Islam, pero también en menor medida por el Budismo y el Zoroastrismo. El país ha sido un cruce de caminos a lo largo de la historia para la India, Irán y Asia Central lo cual ha repercutido sobre su civilización.

En cuanto a Transporte, la aerolínea Ariana Afghan Airlines, despacha vuelos hacia Frankfurt, Dubai y Estambul, desde Kabul y Herat.
A nivel de TURISMO:
La comida suele consistir en cordero y arroz. Entre las especialidades, destacan los kebabs: carne de cordero a la parrilla servida en naans, el pan local. El qabali palau sigue siendo el plato tradicional, hecho con trozos de cordero asado servidos con arroz y azafrán, zanahorias y uvas. Otra especialidad es el sabzee chalao, espinacas salteadas con ajo y chalotes. Los afganos comen también mucho queso. Los postres se preparan con nueces y fruta fresca o frutos secos. El té sigue siento la bebida favorita de la población.
Kabul, la capital, es el destino más popular de Afganistán y se encuentra situada en el centro del país. Los sitios de mayor interés para visitar son el Museo de Kabul y los jardines de Babur. Sin embargo, debido a la guerra, grandes partes de Kabul están destruidas, el oeste en su mayoría y viajar al país es extremadamente peligroso.
Sin embargo, por lo que hemos podido investigar a través de la red, Afganistán si que cuenta o contó con importantes atractivos turísticos... en un próximo post, os informaremos de ellos.

No hay comentarios: